lunes, 18 de febrero de 2019

14


León Tolstói: "Todos mis argumentos demostrando el atraso, el anacronismo y el perjuicio del patriotismo han sido, y todavía son recibidos, o con el silencio, o con un desentendido intencional, o con la contestación extraña, invariable, de que solamente el mal patriotismo (gingoísmo o chauvinismo) es condenable, pero que el buen patriotismo es un sentimiento moral muy elevado y el condenarlo es, no solamente irracional, sino perverso. En cuanto a la naturaleza de este supuesto patriotismo real y bueno, nada se me dice; o si algo se me dice, consiste en frases declamatorias, exaltadas, en vez de una explicación".




Dibujado por @antonitalafant (AQUÍ)


13


En este documental (AQUÍ) sobre la industria del porno, el actor Lance Hart cuenta cómo empezó en el porno gay por dinero, pues los actores porno, al contrario que las actrices, hacen más dinero en el porno gay que en el hetero. Declara sobre su experiencia:
Si eres hetero, la primera vez que besas a un hombre es áspero, extraño, agg, huele como un hombre, es muy diferente a una mujer… Pero después de un tiempo empecé a disfrutar físicamente con ello, a pesar de que no soy de tíos, sin embargo es divertido y con el tiempo los muros caen…, supongo que sigo siendo hetero, pero de vez en cuando me gusta un rollo gay y sigue creciendo ese gusto en mí, no lo sé, es un gusto adquirido. Recuerdo que un admirador consiguió mi número, me llamó y me preguntó: “¿Eres gay o hetero?”. Después de pensarlo le dije: “No lo sé, tío, no lo sé”. Gran parte de la comunidad gay está muy molesta, cada vez que pongo una foto en Twitter con mi novia, ellos reaccionan, se dicen “¡mirad, comparte cama con una mujer, es hetero, solo es gay por dinero!". Así que para ellos soy hetero. La verdad es que ya no sé lo que soy. Llamadlo como queráis.
Jajaja. Esto sugiere que el hombre es chupapollas por naturaleza y hay que estar vigilándolo de continuo, creándole morales, leyes y castigos para que no se acerque jamás a una polla, no sea que le guste.


12


George Orwell: "El cristianismo y el socialismo internacional son fuerzas insignificantes en comparación con el patriotismo. Hitler y Mussolini lograron ganar poder especialmente porque sintieron esta verdad que sus enemigos no entendieron".


11


La soledad crea histéricos. ¿De dónde surgieron las grandes intolerancias sino de gentes solas que se entregaron a sus neurosis? Se me dirá que el budismo, el taoísmo o el huerto horaciano surgieron también de la soledad: de acuerdo, pero obsérvese que la misma exageración existe en ellos, ¿o no es una exageración prohibirse caminar de noche, como hacen los monjes jainistas, para no pisar a los insectos, o negarse a utilizar los sistemas de regadío, como hacía Lao-Tse, “porque no se sabe adónde lleva eso”? Con razón decía Cioran que no había conocido filósofo que fuera mesurado: la soledad conduce al Ártico o al Sáhara, promueve bonsáis o pirámides, avanza como el caracol o como el guepardo, desconoce los términos medios.



Dibujado por @antonitalafant (AQUÍ)


10


Juan Manuel de Prada: "El Estado español demuestra su desfondamiento moral con el tema de Catalunya. Tenemos una Constitución que permite las ideas independentistas, que se formen partidos independentistas, que lleguen al poder pero, una vez les ha votado la gente y ganan, no permitimos que sean independientes. Eso, filosóficamente, es inaceptable: es como permitirte recoger remolacha pero no hacer azúcar con ella. O casarse pero sin tener hijos".


jueves, 14 de febrero de 2019

No faltan salvavidas


Cada vez que estuve rodeado de noes
me nació un sí
que me lanzó hacia delante.

Cada vez que caí en el pozo
encontré en el fondo
una lámpara maravillosa.

Traté de ahogarme:
los delfines
me devolvieron a la superficie.

Traté de dispararme:
las balas
volvieron a mi revólver.

Cada vez que sufro,
cada vez que pierdo,
cada vez que estoy
a punto de abandonarme,
reviso mis bolsillos,
descubro una cerilla,
y enciende.


miércoles, 6 de febrero de 2019

9


Xi Ping / Maduro. Fue el 28 de noviembre de 2018 cuando la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, entregó la llave de oro de Madrid al líder chino Xi Ping, y en esa misma visita, además de ser recibido por el rey Felipe VI en el Palacio de la Zarzuela, Ana Pastor y Pío García Escudero le entregaron también las medallas del Congreso y el Senado de España. Cómo sería el grado de genuflexión hacia el presidente chino que la policía, por órdenes de la alcaldesa, prohibió a un actor, el que se disfraza de Winnie the Pooh en la Puerta del Sol, que lo hiciera durante esa visita, por la razón de no desairar a Xi Ping, pues la oposición china (esto es, la que vive en el exilio y defiende la democracia) suele compararlo con este personaje de dibujos animados. Solo dos meses después, abrid bien los ojos, Carmena dice que Venezuela es “una dictadura horrible” y lo mismo dice el gobierno español del PSOE, a una con el PP y Ciudadanos, con los que no coincidía en nada desde el 1 de octubre de 2017, cuando los tres se unieron para aplaudir la actuación policial en Catalunya, donde mil catalanes tuvieron que recibir asistencia médica por meter una papeleta en una urna. ¿Cómo es esto? ¿Genuflexos con Xi Ping e inflexibles con Maduro? ¿En solo 60 días?


martes, 5 de febrero de 2019


Encontrada y fotografiada por @aranbv (AQUÍ)

Leed


Leed al que no cubre la página, al que ignora su propio nombre y consigue que se le escapen las palabras, al bárbaro que hiere sin que se le vea la espada, al que saltó las bardas, al que quemó las señales, al que arrojó el escudo a la luz de un sol verde y camina pisoteando la hierba amarilla, al trébol inestable que busca abejas de cuatro hojas, al nómada que no entendía los mapamundis, leed al que desnudó a los suyos y no se arrepiente, al que rodeado de flores que no sudan sus colores eligió el color negro para su pluma, al que asustado por la vacuidad de las victorias se entregó al pozo sabio de la derrota.


El sexo de los helicópteros


…y entonces me dijo que era feminista,
pero no al modo feminista sino en una receta propia,
con prosecco, Pizarnik y braguitas rojas,

y que su sueño hubiera sido ser amiga de Amy Winehouse
y pasear desnuda con ella a lomos de un oso blanco,
solo por mejorar el caballo de Lady Godiva,

y que su única pasión masculina
era tener una noche de sexo con un helicóptero,
pues estaba segura de que los helicópteros eran hipersexuales,
¿te imaginas?, me dijo,

y yo no me la imaginaba,
pero a la mañana siguiente
mi cerebro canalla ideó sin problema
una noche de sexo entre
ella,
Amy
y el helicóptero,
y me masturbé largamente
tratando de que no me hirieran
las hélices.


viernes, 1 de febrero de 2019

8


Esclarecedora entrevista de Eldiario.es (AQUÍ) a la directora del Centro de Documentación de las migraciones, que habla sobre la emigración de los españoles durante el franquismo:
TEGUAYCO PINTO: ¿Emigraban los españoles con contrato de trabajo como se suele decir?
ANA FERNÁNDEZ ASPERILLA: No, esa afirmación solo es un mito persistente. Lo cierto es que la emigración que el franquismo llamaba "no asistida" supuso más del 50%. Durante el ciclo migratorio que se produjo entre 1956 -año en el que se creó el Instituto Español de Emigración (IEE) y en el que se firma un primer acuerdo bilateral con un país europeo (Bélgica)- y 1973, cuando se cierra el ciclo a consecuencia de la crisis energética, emigraron unos 2 millones de personas. De todos estos trabajadores, al menos la mitad salieron del país de forma irregular.
Vaya, vaya, vaya. El 50%. Hoy, en cambio, cuando solo el 5% de los inmigrantes que llega a España lo hace de forma irregular, tenemos a media españolada al borde del colapso, votando ultraderecha, pidiendo cierre de fronteras y hasta intervención del ejército.




Encontrada y fotografiada por @madridstreetartproject (AQUÍ)


jueves, 31 de enero de 2019

La verdad


Olvídate de la verdad en el poema,
me dijo,
la verdad nunca sale bien en el poema
porque se mueve demasiado
para dejarse cazar por simples palabras,
me dijo,
la verdad siempre se está moviendo
y no hay cámara ni fotografía
que pueda fijarla,
me dijo,

pero yo sigo buscando
la verdad en el poema (aunque se agite)
la verdad de la vida (aunque lastime)
la verdad de mí (aunque me exceda).


Escribo este poema para decir que la he sobrevivido


Yo era
las manos sucias, el cinturón sin hebilla,
la camisa con defecto, el silencio arrugado
que dejan las bombillas al segundo de apagarse,
la ambición que avanza por el carril de niños,
la tristeza que dejan las victorias,
la rabia que no se apaga,
el miedo a los cuerpos.

Ella era el delfín con doble voladura,
la tuerca sin arandela, una lectura
anterior a que existieran los libros,
una paloma borracha haciendo equilibrios
junto al fuego quemante del pebetero,
demasiado inteligente para hacerse la misteriosa,
demasiado misteriosa para filosofías,
con mucho almagre para tan poca nieve...

Yo tenía fama
de desordenar a la gente,
ella tenía fama
de venir desordenada de casa,
de nuestro encuentro
se temían petunias o escorpiones…


Dados


¿Era esta entonces la aventura de ser hombre,
eran estos los dados que me tocaban?
Los jugaré: apartaos un poco de la mesa
por si saltan ciegos contra vosotros.


martes, 29 de enero de 2019


Sin fruto


Ninguna raíz
si es la raíz del rebaño,
ningún tronco
si es el tronco del líder,
ninguna rama
si es la rama del orden,
ninguna flor
si es la flor de la obediencia
y ningún fruto,
¡sobre todo sé un árbol
que se niega a frutecer!


domingo, 27 de enero de 2019

7


Después de vender el oso, la piel del oso, la nieve que rodea al oso y hasta el Polo Norte con la irreflexión que les caracteriza, pues Djokovic había ganado a Nadal en los últimos siete partidos disputados en pista dura, el mismo tipo de superficie en que se jugaba la final, el periodismo deportivo-patriótico de España, que por desgracia es (casi) el único que hay, se ha despertado esta mañana con una realidad muy dura: la de la estrepitosa derrota en la final del Open de Australia de Rafa Nadal, al que este cáncer de periodismo considera “el nuestro”, ante Novak Djokovic, considerado “el extranjero”. Tras la derrota, los diarios han aplicado el mismo cordón sanitario de otras debacles rojigualdas, el mismo que hace que encontrar una derrota “de los nuestros” en este tipo de prensa sea tarea más ardua que buscar a Wally: en el diario As la noticia se empequeñeció enseguida y empezó a bajar en la portada hasta el punto de que ya no se podía ver por la tarde; en el diario Marca, en cambio, aunque la enviaron de inmediato hacia abajo convertida en bonsái, no la eliminaron, por lo que hubo ocasión de paladear durante todo el día la redacción tan divertida de su periodista, quien, después de reconocer la superioridad de Djokovic, intentaba el triple salto mortal de atribuir a terceros la derrota del manacorí, que solo había logrado ocho juegos en todo el partido, en la línea ya muy conocida de arrojar sombras sobre la victoria del deportista que ellos consideran “extranjero”. El “periodista” decía esto:
El español, que cedió 13 de los primeros 14 puntos del partido, no entró nunca en ritmo. Le perjudicaron los dos días parado entre las semifinales y la final y los nervios, que estaban más en su raqueta y en sus piernas que en las del serbio. 7 de los últimos 12 tenistas que salieron victoriosos del Melbourne Park disputaron su semifinal el viernes.
Así de entretenida es la prensa patriótica. ¡Ahora resulta que disponer de un día más de descanso es un inconveniente! Precisamente fue Rafa Nadal quien se lamentó de lo contrario en la anterior final que jugó en Australia, la de 2017 ante Federer: en aquella ocasión dijo que le había perjudicado jugar en viernes porque dispuso de solo 24 horas de descanso antes de la final, por las 48 que disfrutó su rival helvético. Parece lógico que descansar más es mejor que descansar menos, pero el periodismo patriótico consigue que todos los argumentos sean válidos con solo darles la vuelta. Si Nadal pierde con Federer después de jugar en viernes, la culpa es de que no ha descansado; si pierde con Djokovic después de jugar las semifinales en jueves, es que ha descansado demasiado y se ha quedado frío, jajaja. Todo vale antes que reconocer sin excusas la derrota ante un rival formidable al que se niegan a considerar propio. Todo antes que asumir que tanto Nadal como Federer como Djokovic, los tres cracks más grandes que ha dado el tenis masculino en décadas, son deportistas universales y por tanto nuestros, patrimonio de todos, solo extranjeros para quienes no admiren el talento o hayan tenido la desgracia de no disponer nunca de un portátil o un televisor.


6


Va quedando claro, por otra parte, que estas tres excelencias del tenis, que es casi imposible que se vuelvan a repetir, van a pasar a la historia juntas, y cada victoria o derrota que se infligen no hace más que alimentar y ensanchar su leyenda. A mí me encantaría que acabaran los tres empatados a 20 Grand Slams, pero pase lo que pase en los próximos años voy concluyendo que Federer era el dandi, el gourmet de la raqueta, el más tenista del trío, la clase, la armonía, el que buscaba ángulos imposibles y dominaba todos los golpes con elegancia, el que manejaba el revés como deberían enseñar a todos los niños, con una sola mano, además de lucir el mejor saque, el mejor ataque y la mejor derecha de los tres; Djokovic, en cambio, era el más completo, el mejor revés, el juego de piernas más poderoso, el que imprimía tal ritmo a los partidos que ni Nadal ni Federer lo resistían, el-sin-defectos, el que buscaba la línea del fondo con precisión, el que se imponía en los peloteos largos, la geometría del muro, la consistencia, la exactitud, la locomotora perfecta, el si-juego-como-sé-nadie-puede-ganarme; y Nadal era el leopardo saliendo de la jaula, el caballo frisón que huele la tormenta, la furia, la garra, el que devolvía esa pelota que solo podía devolver él, el que remontaba ese partido que solo podía remontar él; Nadal era la brutalidad dentro de un cronómetro, la fiera y el domador en un mismo deportista: ¡la mejor invasión física del tenis también era la mente más perfecta, una mente caníbal que a punto estuvo de devorar para siempre la de Federer!


jueves, 24 de enero de 2019

miércoles, 23 de enero de 2019

Carretera / Sendero


Dirás no
y se te cerrarán las grandes carreteras,
allí donde los síes de caderas anchas
se emborrachan de uva y aceituna.

Dirás no
y te condenarás al sendero:
camino bello y feroz
por donde solo cabe
uno.


5


El caso “Pablo Ibar” como ejemplo de nosotrismo. Desde 1976, más de mil personas condenadas a muerte han sido ejecutadas en USA, pero ni a la españolada ni al PNV, que ahora pide la intervención de la UE, le han importado esas muertes ni mucho ni poco. Pero ocurre que el padre de Ibar es vasco. Que Ibar tiene la nacionalidad española. Aquí es cuando las divisiones panzer del periodismo español se ponen en marcha, llegando a extremos tan bochornosos como los de El País, que para defender a un tipo que ya ha sido condenado por triple asesinato hasta por tres tribunales distintos, asegura que no robaba “sino que asistía a los que cometían los atracos”. De pronto, como una aguja en cien pajares, aparece esta entrevista en El Español a Deborah Bowie, hermana de una de las víctimas, que declara sobre la prensa española: 
Todo lo que he visto publicado en España ha estado plagado de mentiras. El periodismo consiste en contar los dos lados de la noticia. Eres la primera persona de un medio español que me llama. Es la primera vez que hablo desde los medios de comunicación españoles. Bueno, hace mucho tiempo, cinco años creo, hice una entrevista en vídeo para alguien en una cafetería [se refiere a una entrevista emitida en La Sexta en 2016]. ¿Cómo se puede cubrir un asesinato sin hablar con la fiscalía o con las familias de las víctimas? Los medios españoles han amplificado cada mentira que Ibar y su familia han contado. Ahora hay un equipo de Netflix que quiere hacer un documental. Espero que hagan justicia. Al menos ellos han contactado con las víctimas. No se puede cubrir un caso así sólo escuchando a la familia Ibar. Eso no es periodismo, es basura.
Basura no es solo el periodismo, sino la estructura que hace que solo nos preocupemos del preso que es “nuestro”, referido además a un nosotros de primates, vinculado solo a ciertos kilómetros cuadrados. Mientras la prensa sea un apéndice de esta estructura nefasta, leer solo diarios de tu país es una categoría más de analfabetismo.


sábado, 19 de enero de 2019

El calibre de las corbatas


Poeta que tiene un hijo
se enfría, poeta que gana
un premio se relaja, poeta
que matrimonia y adquiere un chalet en Laredo
sufre una muerte horrible, se muere
de plástico y brindis y homenajes,
se muere de lazos y aplausos
y ya no encuentra al demonio
que le escribía las metáforas,
ya no siente las tenazas del ritmo
ni escucha voces ni ángeles desde que
lo recibieron el alcalde y el presidente,
desde que lo nombraron predilecto y gloria de la patria,
desde que hombres muy gordos
le entregaron una bolsa de monedas y
mataron a su tigre,
¡el tigre que había esquivado mil balas,
muerto a la primera ráfaga
de corbatas!


lunes, 14 de enero de 2019

La muralla


Y dijo el Estado a sus guardianes: "Sobre todo no les dejéis solos, que no se desconecten ni un momento de vuestras redes, recordad que basta una semana de soledad para que hasta la oveja más blanca empiece a acuñar ideas propias. No olvidéis que lo propio erosiona lo común y el que se singulariza amenaza al colectivo: quien se aísla incuba dudas, genera preguntas, remece los cimientos y va minando la muralla de nuestros significados".


domingo, 13 de enero de 2019

Te amo


Qué difícil es volver a decir teamo
después de haber lanzado teamos a otras mujeres
que se fueron como claveles de humo o naves en llamas,
mujeres que ahora ni me saben ni me recuerdan
o me recuerdan con un hierro negro
ardiendo en la punta de su corazón,
y además, créeme,
no es lo mismo decir teamo a los veinte
que ahora a los cuarenta y cuatro años,
cubierto ya mi estanque de agua sucia,
y sé que me voy a reír al decirlo
y tú también te vas a reír…

Pero qué más da.
Volveré a decirlo apretando una piedra
y temblando ante el lobo de tus ojos.
Repetiré lo que me diga el viento
cuando el rojo del cielo sea tan rojo como verte.
Cuando tu voz se eleve en el aire
y vacilen las charnelas de las puertas, diré te amo.
Diré te amo aquí y en Atenas, te amo
en Londres y en Acapulco, te amo
hacia el futuro y hacia el pasado,
en el ascenso y en la caída,
como un submarino te amo,
cuando seas barco te seguiré amando
y cuando seas naufragio te echaré
mis quince y quinientas manos.

Te amo y no importa que sea diciembre,
te amo y qué escarabajo en tus ojos,
te amo y qué buena noche hace
para leer versos y abrir cremalleras.


sábado, 12 de enero de 2019

No humano


De muchos errores soy responsable,
pero nunca he tratado de ser un hombre.

No tengo hijos. No tengo propiedades.
No pertenezco a nada.
No he firmado contratos
que limitaran mi libertad
con la de nadie.

Siempre me he sentido extraño entre ellos.
Van a votar, yo no voto.
Van de vacaciones, yo me quedo.
Se relacionan y tienen amigos, yo no tengo.
Se les muere su madre y lloran, yo no lloro.
Se cuadran ante su bandera, yo no me cuadro.
Se emocionan con su himno, yo no me emociono.
Por más que busque,
no hallo prueba
que me vincule con esa especie.

Ni siquiera los conozco.
A golpe de “clic” veo documentales sobre ellos
y observo que son criaturas nacidas para rebaño.
Las hembras parecen un poco más limpias, eso es todo.

De algunos fracasos soy responsable, eso sí.
De algunas flaquezas y caídas.
De muchas erratas en mi escritura.


Pero nunca he tratado de ser un hombre.


domingo, 6 de enero de 2019

4


No solo billetes de lotería: en mi trabajo de conserje nocturno me regalan cestas y docenas de botellas cuando llega la Navidad. Este año me han regalado 79 botellas y ni siquiera es mi récord, no: en 2010 llegué a 83 (las suelo contar porque mi cerebro es infantil: se quedó parado a los once años tras hacer ojos de lobo con una vaca). ¿Y qué hago con estas botellas? Pues regalo las de cava, whisky, gin o ron, porque son bebidas que no me gustan, y las de vino me las bebo yo mientras escribo (procurando acordarme, para el año siguiente, del vino que me escribe mejor).