martes, 23 de abril de 2019

94


Criss Jami: "La lógica que existe detrás del patriotismo es un misterio. Al menos un hombre que cree que su propia familia o clan es superior a todos los demás está familiarizado con más del 0,000003% de las personas involucradas".


¡Al final cedo mi voto para las elecciones del domingo!


Jajaja, siguiendo con mi coherencia de borracho, al final he decidido que mi voto inútil lo voy a ceder a un inmigrante para las elecciones del 28 de abril, una vez que me he enterado de la iniciativa de Safia Elaaddam, que en la página web Votar es un derecho (AQUÍ), escribe:
Me voy a presentar para las personas que no me conozcáis. Soy @hijadeinmigrantes, nací en España hace 23 años, estoy acabando una carrera y sé que cuando acabe no podré opositar. Trabajo, pago MIS impuestos pero no puedo votar en el que es mi país. Y así miles y miles de jóvenes más. Nos han robado la identidad. Es la burocracia española. Son las trabas que nos ponen en el camino a migrantes e hijxsdeinmigrantes. Migrantes que llevan años residiendo aquí, algunos militan en partidos pero no pueden ser elegidos, cumpliendo con todas las obligaciones pero sin los mismos derechos como el caso de Ahmed (@awimimi7). Quien me acompaña en esta lucha.
Lxs hijxsdeinmigrantes, pese haber nacido en España, no podemos tener la nacionalidad española de manera directa porque no tenemos sangre española.
Es decir, no tenemos un padre o una madre de origen español. Y que nos hagan una transfusión de sangre no funciona. Entonces empieza un laberinto sin salida. Exámenes. Tasas. Denegaciones. Recursos desestimados. Años sin respuesta. Dinero perdido. Desinformación. Abandonan nuestros trámites en un sótano, no nos dan ni número de expediente y debemos esperar más de cuatro y cinco años para obtener alguna respuesta de nuestro trámite.
Hoy aquellos que tramitaron la nacionalidad y aquellos que no la tenemos no podemos votar. Y nadie habla de nosotros. Pero no vamos a esperar a que lo hagan. Vamos a alzar la nuestra.
Esta campaña nació desde la frustración y la injusticia.
Las personas nacidas en España y, hijxsdeinmigrantes, migrantes sufrimos algo que se llama #racismoinstitucional. Son fronteras, cuchillas, trabas, dificultades que te pone el estado para dejarte sin derechos y desamparada. El #racismoinstitucional va de la mano de la burocracia española. Para nacionalizarte seas hijadeinmigrantes o migrante tienes que pasar por un trámite muy costoso a nivel económico, muy costoso a nivel mental y físico. Y muy costoso a nivel temporal. No te contestan hasta 5 o 6 años después. Sin decirte cómo va tu trámite y sin ofrecerte un número de expediente como los demás trámites de los españoles blancos.
Ahora estamos cansadas de esperar y hemos pasado a la acción.
No tenemos derecho a votar después de vivir toda o la mitad de nuestra vida en España. Después de pagar impuestos, acabar carreras y un largo etcétera. Si quieres cedernos tu voto rellena el formulario de web. Si no tienes voto, rellena el formulario también. Contactad vosotros después de ver la base de datos. Tenemos derecho a decidir nuestro futuro.
Si pasas de la porquería del voto y quieres cederlo a un inmigrante, o si eres inmigrante sin derecho a voto y quieres votar, puedes hacer los trámites para el intercambio AQUÍ.


Diez centellas


• • • Qué puede haber más digno de lástima que un Dios omnipotente que no necesita aprender nada, ¡un Dios que no lee!

• • • Los geranios que crecen en el manicomio sacan colores más vivos.

• • • La intensidad del amor se mide por las toneladas de escombros que deja la ruptura.

• • • El humor es moral borracha y sin sotana.

• • • Se le puede coger cariño a un imbécil, nunca a un tirano.

• • • Soy el que más daño me hago porque nunca estoy fuera de mi alcance.

• • • Era de esas que te dice “sé breve” cuando ibas a decirle que la amas.

• • • Las estatuas solo se erigen a las ovejas que adularon al rebaño.

• • • No era una mujer: era un abismo.

• • • Welcome to Madrid, la ciudad sin mar con mayor número de náufragos.


93


Lo intuyo. Lo vislumbro. Si en un futuro que tendrá que ser lejano (el cercano apesta a nuevos Trumps y Bolsonaros), la humanidad consigue crear unas estructuras universales fuertes, con una historia y literatura mundiales que se estudien en las escuelas, con unos medios de comunicación universales potentes y unas estructuras de gobierno y justicia mundial soberanas, que no nieguen todo lo que es barrional, local, regional o nacional, ojo, sino que, coexistiendo con esas estructuras medias o pequeñas, las superen; si la humanidad consigue de una vez unirse en el único nosotros que no tiende al antagonismo, que es el que integra a todos, sucederá que la palabra “exilio” dejará de tener sentido. Los exiliados y los refugiados ya no existirán o existirán de un modo mucho menos terrible y desgarrado que hoy.


92


Sorprende leer en 2019 este fragmento de España y los españoles, de Juan Goytisolo, hoy que se nos intenta convencer de que existe per se una religión buena y abierta, el cristianismo, y otra cerrada y oscura, el Islam:
Paralelamente al ahogo de la inquietud intelectual «judaica», la literatura española de los siglos XVI y XVII refleja, explícitamente o por omisión, la sistemática represión de la sensualidad hispanoárabe. Hasta la fecha, ningún historiador ha calibrado como se debe la importancia de ese fenómeno y su formidable impacto en la configuración del carácter nacional español. Como observa con acierto Xavier Domingo: «El árabe ha integrado el acto sexual en la estructura de sus aspiraciones más elementales. El cristiano, al contrario, tiende cada vez más a excluir el sexo totalmente, a negarlo. El sentimiento y la sexualidad son, para el árabe, cosas indisolubles. Para el cristiano, todo lo que concierne al sexo es nefasto y puede contaminar el alma. Aunque cristianos y musulmanes vivían en el mismo suelo, de manera casi idéntica, sus concepciones en materia tan esencial como el amor se oponían de modo tan rotundo que no es extraño que su guerra dure ocho siglos y termine con la aniquilación del vencido. Todo lo que el español lleva en sí de árabe es reprimido sin piedad y, en primer término, la sexualidad». Así, mientras en la Edad Media la literatura erótica arábigo-andaluza y la castellana, influida por ella, alcanzan una elevada expresión artística (bastaría citar los nombres de Ibn Hazm de Córdoba y del arcipreste de Hita), a partir de los Reyes Católicos el sexo deviene, para los escritores españoles, objeto de repulsión y de odio. La sensualidad es el peor enemigo. En el Anticristo, Nietzsche recordaba que la primera disposición adoptada por los monarcas castellanos después de la conquista de Córdoba consistió ya en cerrar los trescientos establecimientos de baños públicos existentes en la ciudad. Y cuando los moriscos son definitivamente expulsados del reino, el licenciado Aznar de Cardona justifica el catastrófico decreto real basándose en que aquellos son «torpes», «brutos», «amigos de entretenimientos bestiales», «afeminados» y «entregadísimos al vicio de la carne».


lunes, 22 de abril de 2019

91


Patrick O'Brian, en Capitán de mar y guerra: "Sabes tan bien como yo que patriotismo es sólo una palabra que generalmente acaba significando o bien mi país, con razón o sin ella, lo cual es odioso, o bien mi país siempre tiene la razón, lo cual es una imbecilidad".


90


En el diario El Mundo se publicó anteayer un reportaje (AQUÍ) titulado La epopeya de Ousman: el niño que llegó a España en patera y hoy tiene dos carreras y una ONG, que trata sobre Ousman Umar, ghanés que sobrevivió a dos viajes en patera y, tras ser acogido por una familia de Barcelona, se sacó el bachillerato y dos carreras que se pagó él mismo con un trabajo de 40 horas semanales reparando bicicletas. Con sus ahorros y el dinero que le prestaron sus amigos, Ousman compró 45 ordenadores, contrató a dos profesores y fundó la ONG Nasco Feeding Minds, que ya ha montado ocho aulas informáticas en 19 escuelas de Ghana, por las que han pasado más de 11.000 niños ghaneses. Pues bien: el 90% de los comentarios de los lectores de El Mundo sobre esta historia son negativos e hiperracistas, y eso que el reportaje dice que Ousman convenció a su hermano para que se quedara en Ghana y no hiciera el mismo viaje en patera que hizo él, pues piensa que “la inmigración se debe solucionar en el país de origen”, como desean todos los racistas españoles. Copio los cinco comentarios mejor valorados ahorrándome los nombres:
La epopeya de Manuel, ingeniero español víctima del paro con dos hijos a cargo que fue desahuciado de su casa y al que se le niegan las ayudas sociales.
Pido a los señores de El Mundo que también hagan un artículo sobre Ousman, el nigeriano que llegó a España en patera y ahora vende falsificaciones enfrente de la tienda honorable y pega a embarazadas y policías cuando le reprochan el daño que hace al comerciante respetable. En sus ratos libres destroza Lavapiés.
¿No curra? Ahh tiene una ONG. Sin comentarios.
¿Y no vuelve a su país a ayudar a su gente? Podía formar un partido político y ser presidente del gobierno. Más necesario un tío tan preparado allí que aquí, digo yo.
¿Cómo saben todo lo que sucedió hasta llegar a España? ¿Han investigado si la historia es cierta? Seguro que como buenos periodistas lo han hecho. ¿Saben que si bebes la orina te deshidratas más rápido que sin beber nada? ¿De verdad hay que creerse que alguien que no ha estudiado en su vida y no habla español llega a España y aprueba bachillerato y dos carreras?
Esta es la sociedad enferma en la que vivo. Les molesta que un africano brille y salga adelante en España. Dan ganas de encerrarse en casa y hasta bajar las persianas para no tener que coincidir con semejante podredumbre.


domingo, 21 de abril de 2019

Diez centellas


• • • Domina quien hace las preguntas: cada una es un anzuelo para que piques.

• • • Entre mi vida y mi literatura ya no sé quién es el perro y la garrapata.

• • • Egocéntrico es el que se pasa todo el rato hablándome de su ombligo en vez del mío.

• • • ¡No le pongas gafas a tu caballo!

• • • Dentro del túnel brillan más los poetas y las luciérnagas.

• • • Hasta tengo dinero, figúrate si me he hecho viejo.

• • • De la digestión de las decepciones nace la personalidad.

• • • Antes de hablar acuérdate de qué máscara llevas puesta.

• • • La renuncia es el único fracaso que es un fracaso.

• • • Cada vez que hablaba con ella se me quedaba en la punta de la lengua todo el DRAE.




Dibujado por @unaiinilobolife (AQUÍ)


La soledad son las migas de pan que voy tirando al suelo para encontrar el camino de regreso


La continuidad de la conciencia es pura ilusión. Yo no tendría derecho a tutear al Batania que salió con Iratxe o al Batania de Lauros, por ejemplo, porque se han vuelto dos seres que no tienen nada que ver conmigo, son con respecto al Batania de ahora como dos personas de una tribu de la Amazonia. Ni siquiera me solidarizo con mi cuerpo, ¿qué tiene que ver este cuerpo mío de los 45 años, que ya no ve la letra pequeña y tiene que controlar las comidas, con el cuerpo-flecha de los doce años, cuando siempre tenía las manos y las rodillas sucias? Mi vida está dividida en zanjas y no existe en ella ni una sola persona que me haya acompañado o a la que haya querido durante más de veinte años: hasta en la escuela los alumnos que conocí en EGB eran distintos a los que conocí en el Instituto, y estos distintos a los de la universidad. Mi historia se parece a un tren del que van saliendo y entrando personas distintas, y hasta el maquinista cambia cada hora. No tengo biografía, solo una ristra de recuerdos inconexos que luego mi cerebro, ese malvado, los reúne y convierte en una historia. Solo existe un conector que impide que mi conciencia se evapore y estalle, que hace que todavía me reconozca: la soledad. La soledad y la irritación con el entorno. Todos los Batanias de mi vida han estado solos y todos se han sentido ahogados con el entorno, al que han rechazado. Esa es mi marca en el lomo, lo que mantiene mi espejo aún firme, la antorcha que me voy pasando año tras año. Si no fuera por la soledad, ni siquiera sabría cómo encontrar el camino de regreso a mí mismo.


sábado, 20 de abril de 2019

Antiprospecto para recomponer los añicos de tu adulto roto


Pobrecito. Que te crees que es fácil recomponer los trozos de tu adulto roto, uno a uno, a la misma velocidad de esos puzles que se venden en los chinos por tres euros, con sus piezas exactas y el modelo original a la vista, pero no. Un ser humano como tú, con sus doscientos huesitos y seiscientos musculitos balanceándose dentro de tu cuerpo, cuando se cae y se rompe, nunca encuentra todas las piezas en el suelo, por más que busque, y las que encuentra ya no encajan por culpa del golpe. ¿Y además cuál es el modelo que quieres recuperar, a ver, acaso te acuerdas bien del adulto que eras antes de romperte? Te diré más: ¿acaso fuiste alguna vez un adulto entero, sin ningún golpe siquiera, acaso existió ese adulto completo? Recomponer un adulto roto con un cerebro-culebra tan cambiante como el tuyo puede ser muy divertido: puede ocurrir que fueras un caballito de mármol antes de caer al suelo y, al reunir las piezas y pegarlas, ¡tu caballito se vuelva una golondrina, un cactus o una bolsa de espinacas! ¿Y estás seguro de que este que hoy consideras un adulto roto no será mañana un adulto incólume, intacto, redondo, cuando suceda que te rompes de verdad? ¡Si sabrás tú ni medio centímetro sobre ti mismo, por culpa precisamente de andar venga a pensar y repensarte, que ni un segundo eres capaz de despegarte de tu propio ombligo!


89


Escribe Luis Cernuda a su amigo sevillano Higinio Capote, diciembre de 1929:
Azorín, Valle-Inclán, Baroja, ¿qué es eso? ¿Qué me importa toda esa estúpida, inhumana, podrida literatura española?
Resulta sorprendente el número y calidad de los escritores (AQUÍ) que sostienen que la literatura española, salvo media docena de excepciones, es una literatura prescindible. ¿Se dan cuenta los profesores de literatura de España de que, al obligar a los alumnos a leer los clásicos del iglú autóctono por encima de los universales, además de fortalecer la falsa y funesta ecuación literatura = identidad nacional, están contribuyendo a expandir la mediocridad?


viernes, 19 de abril de 2019

88


David Sedaris: "Todos los días nos dicen que vivimos en el país más grande del mundo. Se nos dice como una verdad innegable que los leos nacen entre el 23 de julio y el 22 de agosto, que las sábanas Queen Size miden sesenta por ochenta pulgadas, y que Estados Unidos es el país más grande del mundo. Habiendo crecido con estas palabras irrefutables en los oídos, sorprende darse cuenta de que otros países tienen sus propios lemas nacionalistas, ninguno de los cuales es '¡Somos el número dos!".


Las nuevas flores de la desobediencia


Siempre habrá monjas malcaradas que lean torcido el Evangelio. Y niños que seguirán naciendo con un erizo en la cabeza. Y mujeres con un solo ojo lleno de ojos y dentro más ojos. Y nuevas formas de rebeldía como vencejos a ras del suelo que se reirán de las águilas imperiales. Nuevas flores de desobediencia hasta ahora ni siquiera soñadas se cultivarán en los arrabales donde viven los nadies. Nuevas formas de vida hasta ahora imposibles saldrán por fin de la botella. Pasará algo. Saldremos de los ataúdes donde vivimos. Vendrán noches tan espléndidas que se necesitará un nuevo idioma para comprenderlas. Amores tan intensos que faltarán poetas para cantarlos. Ideas tan asombrosas que bastará pronunciarlas para que este mundo se vuelva innecesario y absurdo y viejo.


jueves, 18 de abril de 2019

87


El lunes todos los diarios árabes y orientales abrían con el incendio de Notre Dame. Me pasé al menos dos horas nocturnas cliqueando en los diarios de todo el mundo, sobre todo los no occidentales, disfrutando de esa hermandad universal a la que soy tan proclive, a pesar de la tristeza por la catedral en llamas. Pero esta confraternización no podía durar mucho. Ya el martes comenzaron a salir voces diciendo que Notre Dame es un símbolo francés y cristiano, y por tanto europeo, y por tanto de la civilización occidental, y por tanto hay que defender. Cuánta agorafobia existe ante el universalismo. Qué perdidos se sienten algunos si no piensan desde un “nosotros”. Qué poco han tardado en meter a Notre Dame en una caja en contra de.


Por si acaso


Por si acaso. Porque es cierto que nunca se vio césar derrocado por un verso o guerra detenida por un libro, pero por si acaso. Nunca se curó la enfermedad con una metáfora ni quedó el hambre saciada con un adjetivo, estoy de acuerdo, nunca se detuvo un banquero ante una coma ni temió un general el alfabeto fenicio, os lo concedo, pero por si acaso (seguiré escribiendo. seguiré intentando. aunque la literatura no pueda. aunque la palabra no alcance. aunque mi voz no sirva. contra los fabricantes de muerte. por si acaso.)


86


¿Dónde estaba mi gato Broma, que llevaba diez minutos sin tirar libros ni cazar moscas ni inventarse una nueva modalidad de ruido? Pues ahí, dentro de mi carro de la compra, a punto de comenzar otro abordaje...


lunes, 15 de abril de 2019

85


El estallido de solidaridad universal a raíz del incendio de la catedral de Notre Dame me hace recordar lo que ocurrió en Europa, hace más de un siglo, cuando se estrelló el primer zepelín, que Stefan Zweig narra en sus memorias así:
Y es que el mundo se movía a otro ritmo. Un año, ¡cuántas cosas pasaban en un año! Los inventos y descubrimientos se sucedían a una velocidad vertiginosa y no tardaban en convertirse en un bien común; las naciones sentían por primera vez que formaban parte de una colectividad, cuando se trataba de intereses comunes. El día en que el zepelín se elevó para emprender su primer viaje, yo me hallaba casualmente en Estrasburgo, de camino hacia Bélgica, y vi, en medio de los estruendosos gritos de la multitud, el dirigible planeando alrededor de la catedral como si quisiera inclinarse ante aquella obra milenaria. Aquella misma noche, ya estando yo en Bélgica, en casa de Verhaeren, llegó la noticia de que la nave se había estrellado en Echterdingen. Verhaeren tenía lágrimas en los ojos y estaba terriblemente conmocionado. Como belga no se sentía indiferente ante la catástrofe alemana, puesto que como europeo, como hombre de nuestro tiempo, era sensible tanto a la victoria común sobre los elementos como a la aflicción común. Lanzamos gritos de júbilo en Viena cuando Blériot sobrevoló el canal de la Mancha, como si fuera un héroe de nuestro país; el orgullo por los triunfos de nuestra ciencia y de nuestra técnica, que se sucedían hora tras hora, propició por primera vez un sentimiento europeo común, una conciencia nacional europea.
¡Qué absurdas, nos decíamos, aquellas fronteras, cuando un avión las podía superar fácilmente, casi como en un juego! ¡Qué provincianas y artificiales aquellas barreras aduaneras y los policías de fronteras! ¡Qué contradicción con el espíritu de los tiempos que ansía a ojos vistas unión y fraternidad universales! 

domingo, 14 de abril de 2019


84


Dice Margaret MacMillan en su libro Usos y abusos de la historia:
Durante muchos siglos, la mayoría de los europeos pensaban en sí mismos no como británicos (o ingleses o escoceses o galeses), franceses o alemanes, sino como miembros de una familia, clan, región, religión o gremio en particular. A veces se definían a sí mismos en términos de adhesión a sus caciques, ya fuesen barones locales o emperadores. Cuando se definían como alemanes o franceses, era tanto una categoría cultural como política, y ciertamente no asumían, como hacen casi siempre los movimientos nacionales modernos, que las naciones tienen el derecho de regularse a sí mismas en un trozo de territorio específico.
Aquellas formas antiguas de definirse persistieron hasta bien avanzada la Edad Moderna. Las comisiones de la Liga de Naciones, por ejemplo, intentaron determinar las fronteras después de la primera guerra mundial en el centro de Europa y a menudo dieron con gente que no tenía ni idea de si eran checos o eslovacos, lituanos o polacos. Somos católicos, u ortodoxos, era la respuesta, o comerciantes, o granjeros, o sencillamente, gente de tal pueblo o de tal otro. Danilo Dolci, sociólogo y activista italiano, se asombró al encontrar en los años cincuenta a personas que vivían en el interior de Sicilia y que nunca habían oído hablar de Italia, aunque, en teoría, llevaban varias generaciones siendo italianos. Eran anomalías, sin embargo, que quedaron atrás a medida que el nacionalismo se convertía cada vez más en la forma en que se definen a sí mismos los europeos. Las comunicaciones rápidas, una mayor alfabetización y urbanización, y por encima de todo la idea de que es bueno y correcto verse como parte de una nación, y una nación, además, que debe tener su propio estado dentro de su propio territorio, todo ello confluyó en la gran oleada de nacionalismo que sacudió a Europa en el siglo XIX y al mundo en general en el XX.

sábado, 13 de abril de 2019

Doce pintadas neorrabiosas contra el nosotrismo












83


Michel Howard: “El papel adecuado de los historiadores es cuestionar e incluso desmontar los mitos nacionales. Tal desilusión es parte necesaria del crecimiento y la pertenencia a la sociedad adulta, y una buena definición de la diferencia entre una sociedad liberal occidental y una totalitaria (ya sea comunista, fascista o de autoritarismo católico) es que en la primera el gobernante trata a sus ciudadanos como adultos responsables, y en las últimas no puede hacerlo”.


Etapa noruega


Me preguntaron la semana pasada la causa de que haya vuelto a escribir poemas, y respondí que el salmón noruego. Me explico. En el mes de noviembre del año pasado leí un reportaje en un diario sobre lo importante que era para el organismo la vitamina D. Leí que el atún, el salmón, las sardinas, el queso amarillo o el aceite de hígado de bacalao proporcionan esa vitamina, y caí en la cuenta de que llevo años sin consumir ninguno de esos alimentos. Como me ha entrado la tontería de vivir al menos hasta los 50 años, ese mismo día compré en el Ahorra Más salmón ahumado noruego, y como está muy rico (aunque es muy caro, pues cuesta 3 euros cada 100 gr), repetí en los días y semanas siguientes. En esto, de pronto, escribí un poema. Y a la semana siguiente otros dos. Y a la semana siguiente otros tres. Lo de escribir en verso fue tal sorpresa para mí que de inmediato me pregunté: ¿por qué estoy escribiendo poemas, si llevo cuatro años sin hacerlo? Y después de darle vueltas, me di cuenta de que lo único que había cambiado en mi rutina de las últimas semanas era el salmón, por lo que hice la ecuación seguramente estúpida SALMÓN NORUEGO = POESÍA y, desde entonces, estoy tan emocionado con mi descubrimiento que sigo comprando cada día o una vez cada dos días cien gramos de salmón, con lo que eso me eleva el presupuesto (unos 60 euros al mes), y hasta he dividido mi poesía en dos etapas: la que va de 2007 a 2014, que se llama ahora “etapa madrileña”, y la que empecé a finales de 2018, que se llama “etapa noruega”.


Estos


Estos son los ojos que me han tocado,
este el cerebro que me fue concedido,
este es el cuerpo:
no son buenos ni malos
pero hacen juego con las cortinas
de mi teatro.


viernes, 12 de abril de 2019

82


Pero qué buenos son los del programa de humor  Polònia, es que no puedo parar de reír:




81


Henri Michaux: "Me horrorizan los mitos. Habría que volver a cuestionar todo lo que envejece y pasa al mito. Hasta la misma Francia, al cabo de unos años, debería cambiar de nombre, por honestidad, para desembarazarse del mito Francia".


80


Estupenda esta entrevista (AQUÍ) de hace cuatro años a Laura Freixas, de la que destaco estos fragmentos:
• • • No soy en absoluto patriota, ni nacionalista. Para mí la nación es un marco histórico heredado no especialmente importante y me parece bien que se vayan borrando las fronteras, como hemos hecho en la UE, en aras de unos principios, de unos ideales que para mí son más importantes que el sentimiento nacional. Para mí es más importante la justicia, la igualdad y la libertad que la pertenencia a una nación.
• • • Me desagrada mucho que me empujen a sentirme, a identificarme con una de mis pertenencias nacionales en detrimento de otra. Porque aunque no me siento exactamente igual castellana que catalana, sí me siento catalana, castellana, madrileña y mediterránea. En distintos grados, en el sentido de que me siento más mediterránea que gallega, por ejemplo, pero tengo todos esos sentimientos y me parece de un simplismo tremendo esa insistencia en una sola identidad nacional.
• • • La principal injusticia que veo a mi alrededor es la que afecta a las mujeres, que es objetivamente muchísimo más grave que cualquier injusticia que pueda afectar a los catalanes. Me parece flagrante, indiscutible. A finales del año pasado puse un tuit diciendo «España en 2014, setenta mujeres asesinadas por machistas, pero catalanes asesinados por españolistas no hay. Entonces, ¿dónde está la prioridad?». Si hay que luchar por algo, me parece evidente que por lo que hay que luchar es para remediar esas injusticias.
• • • ¡Yo no creo en la biología! En el ser humano no existe la naturaleza que no esté mediada por la cultura. Y mira. En primer lugar, cuando se dice que los machistas ya no se atreven a decir que lo son, es cierto que he observado que las frases ingenua y abiertamente machistas con las que di en los años noventa ya no las encuentro. Ahora los críticos son conscientes de que pueden ser acusados de machismo y ya no se atreven a decir según qué cosas. Pero aunque ya no se explican diciendo que algo es «literatura para marujas» o que las mujeres escriben mal, cuando, por ejemplo, hacen las listas de lo mejor o lo más destacado, siguen sin leer a las mujeres. Tengo la prueba porque una vez para un artículo me leí todos los diarios de escritores que se habían publicado en España en 2011, que no es difícil porque no eran muchos, y observé, como era de esperar, que todos ellos mencionaban muchas lecturas, desde la Ilíada hasta lo último que se acababan de comprar, y el 99,9% de los casos los libros citados eran de hombres. Y no solamente de la antigua Grecia, o del siglo pasado, sino de hoy, cuando las estanterías de las librerías están llenas de libros de mujeres. ¡Pero es que no nos leen!

79


Tras la retirada de Dirk Nowitzki de la NBA, el diario deportivo Marca ha sacado una encuesta preguntando por el mejor baloncestista europeo de la historia, y con la encuesta a punto de cerrarse seguía ganando Pau Gasol, que casualmente es español. De inmediato la brigada neorrabiosa de lucha contra el nosotrismo se ha puesto en marcha para elucidar si la afición española ha votado tomando en cuenta el talento y los méritos demostrados en la cancha o, nuevamente, nos hallamos ante otro episodio de narcisismo colectivo y conducta antideportiva.

Tengo dicho que todo periodista que piense que la verdad debe prevalecer sobre la patria, cuando aborda noticias internacionales, no debe conformarse con la versión que te dan los miembros de tu país, sino que debe conocer también las del otro país con el que está en disputa, además de las versiones de terceros países, que son quienes pueden ver las polémicas con más distancia. Por eso he acudido a los ránkings de mejores jugadores de la historia que se publican cada cierto tiempo en USA, donde tanto Gasol como Nowitzki han desarrollado su carrera deportiva. Estos rankings no son perfectos y padecen también del defecto nosotrista, pues los estadounidenses votan también y sobre todo a los baloncestistas de su país, pero son excelentes en este caso porque, a la hora de elegir entre un jugador español o uno alemán, un periodista o aficionado estadounidense se comportan de manera más objetiva. Los resultados son estos, la infografía es neorrabiosa.


Como se ve, los estadounidenses sitúan a Nowitzki muy por encima de Pau Gasol como el mejor jugador europeo que ha tenido la NBA, en los cuatro ránkings, y la segunda posición tampoco es que Gasol la tenga muy segura, pues en dos de los rankings se elige al jugador francés Tony Parker por delante de él. Por tanto, nuevo episodio de nosotrismo detected: Pau Gasol podrá ser el mejor jugador europeo para la mayoría de los españoles, pero los que votan sin bufanda ni pandereta consideran que Dirk Nowitzki hizo méritos mayores.


78


Escribe Margaret MacMillan en su libro Usos y abusos de la historia:
La hija del poeta británico John Betjeman se disculpó con una ciudad que está cerca de Londres por un verso de uno de sus poemas, que dice: «venid, amables bombas, y caed sobre Slough / que ahora ya no es apta para los humanos».
Como los familiares tengan que pedir perdón por las barbaridades que escribieron los poetas, que son los seres menos responsables del mundo (y me incluyo), me da que tendrían que pasarse toda la vida de rodillas. Me vienen a la cabeza, como ejemplos de lo rápido que los poetas se ponen violentos, sobre todo ellos, el “a galopar hasta enterrarlos en el mar” de Alberti, el “huevo de águila, a Franco nombro”, de Gerardo Diego, el “Frente Rojo”, de Aragon, el “si mi pluma valiera tu pistola”, de Antonio Machado o el libro “Invitación al Nixonicidio”, de Neruda. Por no hablar de Quevedo, que se pasaría toda la vida de cárcel en cárcel si se le aplicara la "Ley Mordaza" de hoy, por continuos delitos de incitación al odio.


jueves, 11 de abril de 2019

77


Estas son las dos entradas que dedica Ambrose Bierce al patriotismo en su Diccionario del diablo:
PATRIOTA: El que considera superiores los intereses de la parte a los intereses del todo. Juguete de políticos e instrumento de conquistadores.
PATRIOTISMO: Basura combustible siempre dispuesta para que la incendie la antorcha de cualquier ambicioso que quiera iluminar su propio nombre. En el famoso diccionario del Dr. Johnson, el patriotismo es definido como el último recurso de un canalla. Con todo el respeto debido a ese compilador ilustre, aunque inferior, yo quiero señalar que es el primer recurso.