miércoles, 30 de julio de 2014





1000


"El amor es un ave sin nido que pone huevos en el aire" y "La poesía ha vuelto y yo no tengo la culpa" ya han alcanzado los mil ejemplares en lo que va de 2014. Unos los vendí, otros los regalé y otros los intercambié por alcohol. Muchas gracias a todos los que tienen alguno de ellos.


33


lunes, 28 de julio de 2014

24-32


CONVOCATORIAS PARA RECITALES Y MANIFESTACIONES


Para libro de Voltios

Aquellas personas sabían mucho de poesía: se les notaba en lo gordas que estaban y en lo firme del dedo índice con que lanzaban los “hay que”. Nos dijeron que había que ser impersonal. Que había que ocultar, escribir en clave, poner dificultades al lector. Nos alertaron (lo hacían por nuestro bien) contra la poesía anecdótica, contra lo explicativo, contra lo obvio, contra lo político. Contra lo confesional. Contra el exhibicionismo. Nos hablaron mucho de la pausa versal, ¿recordáis? Hacer bien la pausa versal era lo más de la muerte. Y escribir con un léxico de madrépora para arriba. Y no apartarse un centímetro de Navarro Tomás, qué gran hombre aquel Navarro Tomás: cuando tenga un hijo lo pienso llamar como él. Así empezamos a leer a los poetas narrativos.

Así empezamos a leer a los poetas arrítmicos.
Así empezamos a leer a los poetas carnívoros.
Así empezamos a leer a los poetas que defienden los fueros de la vida.

Así empezamos a leer a Voltios.

Hoy. Jueves. Diablos Azules. Presentación de “Como Ulises en una cacharrería”, de Ángel Muñoz “Voltios”.

La poesía ha vuelto y yo no tengo la culpa.



Para jam session de poesía

La misma frutera y el mismo kilo exacto de aguacates iguales, el mismo manojo de cebollas, las nectarinas semejantes, las nueces como nueces para el mismo cliente que insiste en sus ojos claros y camina como todos los días por la calle Doctor Esquerdo y Esquerdo y Esquerdo; el chino de siempre en su tienda repetida de siempre, los martes y miércoles repetidos, los jueves repetidos y todo siempre a un euro, las mismas barras de pan para gente con gafas o sin ellas, las mismas chaquetas y los vídeos repetidos y los taxistas de siempre por la vía de siempre y con igual pasajero y la misma propina, y junio siempre sigue a mayo y agosto sigue a julio y los abogados parecen abogados y también los notarios y los políticos de siempre y los albañiles de siempre y los maestros y los carpinteros y
basta
basta
basta
¡basta!!!


Hoy. Martes. 21:00. Diablos Azules. Nueva Jam Session de Poesía. Tres poemas máximo.

La poesía ha vuelto y yo no tengo la culpa.



Para recital de Ada Menéndez y Santiago Tena

Vosotros sois la primera generación sin libros prohibidos, los primeros que habéis nacido entre sábanas con aroma a lavanda y campañas de fomento de la lectura: vosotros no sufristeis hambre ni peste ni guerras ni persecuciones. Con todo el futuro posado en la terraza de vuestra boca, con cien estrellas de fortuna saludando vuestra frente, cuando llegó el momento del poema descubristeis, ay, que no teníais nada que decir. ¿Dónde estaban vuestras guerras? ¿Cuándo las hambres? ¿Qué asesinatos? Por todas partes habéis buscado rebeldías pero ha sido en vano. Los muros deben existir: primera condición para derribarlos.

De qué sirve matar madres muertas, os preguntáis ahora, el flequillo revuelto, el tiempo detenido, la mirada rota. De qué sirve sembrar caballos de sal en las azoteas. De qué sirve la tristeza premeditada. De qué sirve la poesía adrede, el amor adrede, la masturbación, la policía.

Hoy. Viernes. 21:00. Diablos Azules. Tus caballos lloran, tus caballos se mueren por falta de viento. Recital de Ada Menéndez y Santiago Tena.

La poesía ha vuelto y yo no tengo la culpa.



Para jam session de poesía

Las Desautoridades Neorrabiosas y el Comité Cachicuerno contra los Estragos de la Vanidad, ante los nuevos llamamientos azules para que los poetas azules acudan esta noche a Diablos Azules, y con el fin de evitar en lo posible el triunfo del alcohol y el egotismo, advierten al personal y lo avisan, informan, amenazan:

–Que escuchada en dosis excesivas, la poesía fomenta ideas abiertas, tendencias ácratas, falta de patriotismo, afanes de rebeldía, indigestión ante el pensamiento único, intolerancia con las autoridades paternas y reacciones contra lo políticamente correcto.

–Que la unión del alcohol de la bebida con el alcohol del verso causa explosiones descontroladas de sinceridad, enamoramientos masivos, denuncias de manías persecutorias y lloriqueos transiberianos. Que a partir de la tercera cerveza y el quinto poema, las varonas ponen ojos de corza y los hembros hacen movimientos de búfalo.

Hoy. Martes. Diablos Azules. C/Apodaca, 6. Metro Tribunal. Nueva Jam Session de Poesía.

La poesía ha vuelto y yo no tengo la culpa.



Para manifestación contra la “ley Sinde”

Neorrabioso se lo robé a Clarín; cachicuerno al Romancero; cursilíneo a Benedetti y miraquelindo a los motores de búsqueda de Google. Mis artículos cómicos son copias pirata de Quevedo, Torres Villarroel y Acuña Figueroa; mis crónicas y artículos son bandidajes de Camba, Fernández Flórez y Umbral, mis confesiones vienen de Gide y Jules Renard, mis convocatorias son ladroneos de Victor Hugo y Lamartine, el vitalismo se lo usurpé a Nietzsche y Papini y el aire de mis meteoros procede del saqueo descontrolado de Cioran y Canetti. Mi concepto de poeta globetrotter está arrancado escandalosamente de Salvador Dalí y Leónidas Lamborghini, mi prosa narrativa son balbuceos extraídos de Daudet y Balzac, mis poemas políticos están influidos con descaro por Brecht, Neruda y Blas de Otero; los poemas de mi padre se los quité a mi padre y los de amor me los escriben Iratxe y Natalia...

He nacido pirata y voy a morir pirata. Si no escribo mejor se debe tan solo a que he pirateado poco. Ni leyes ni corbatas van a impedir que intente el sueño de mi vida: que algún día me pirateen a mí.

Hoy. Viernes. 18:00. Sede del PSOE. Ferraz, 70. Protesta contra la Ley Sinde.

Las manos siempre vacías son nuestra única victoria.



Para día del libro

Algún día los aleros de las casas llevarán el agua alegre de tu nombre, los nidos se nutrirán de la sémola de tus sueños, se salvarán los polos y nos arrojarán a los sembrados para ahuyentar a la sequía. Algún día estaremos a una en Marrakech y Manila, en Susa y Montevideo, seremos obligatorios y confusos, inalcanzables y soberbios, palíndromos y poetas.

El hombre es mucho más que lo soñado, tal nuestra carta. El sol es viejo y la tierra es vieja, pero el hombre sólo tiene tres millones de años. Qué importa perder, qué nos importa. Pero no permitiremos que vengan los tulipanes negros de la muerte a reprocharnos que la apuesta no era demasiado alta. No queremos caídas sin ruido, no queremos derrotas pequeñas: queremos los errores grandes, los fracasos grandes y grandes los cocodrilos del estruendo.

Algún día las mujeres con que nos masturbamos todas las noches confesarán que nos dormía un cáncer dentro del ojo, que nos rampaban culebras amarillas en el cerebro; algún día aquella chica que me despreció dirá: “¿Batania? Yo ya sabía, ya sabía”. Y qué bellas serán sus palabras, y nuestra locura tendrá sentido, y qué lástima que estemos tres metros bajo tierra.

Llevamos nuestra soledad como búfalos en estampida, odiamos a las clases medias, nos miramos como cuervos, leemos libros sólo por leernos a nosotros, nos detestamos... Yo tengo talento, dices, tú tienes talento, aseguras, todos tenemos talento por no decir que solo tenemos hambre, solo es hambre lo que nos corroe, soledad crónica, falta de todo, ambición de murciélago.

Hoy, 23 de abril, día del libro, asediados por los despacios y los conformes, renovamos nuestros juramentos. No queremos vuestra vida de miércoles. No queremos vuestros ateneos ni vuestros premios ni vuestras publicaciones ni vuestras miniaturas del éxito. No queremos vuestro dinero. Solo queremos seguir soplando nuestra flauta de caña hasta deshilarnos, hasta destruirnos, para que un día lejano, cuando nos alcancen las bolas sagradas de la muerte, las nuevas generaciones puedan decir: existió un hombre.



Para recital contra la ocupación israelí de Gaza

Ya me he cansado de ser el pletórico de mí mismo. Ya no quiero ser Juan Increíble. Me creía tan diferente, ay, tan diferente, que dormía rodeado de pomelos sobre un espejo centillizo.

Estaba pintando los gatos de verde y Simón Peres ordenó el ataque. Cuando entraron los tanques, me sorprendieron tecleando la palabra peonía. No me digas de nuevo que mi bulbo se llama cobarde: ¿No ves que soy un mes de enero, que soy un sábado, un día 31?

Ya no quiero ser poeta de luna sino de tierra. Ya no quiero guitarras ni violetas. Quisiera tener un poco de agua para saciar las bocas de los muertos, un pentagrama que arregle los mapas, una vela de paz, una justicia. Quisiera dar a luz a una niña y llamarla Gaza.

Hoy. Sábado. En Xixon. En Sevilla. En Fuenlabrada. En Lleida. En Rivas. En Granada. En Getafe. En Córdoba. En Leganés. En Salamanca. En Madrid. En Valencia. Recital simultáneo contra la ocupación de Gaza.

El hombre no ha concluido.



Para jam session de poesía

Los asesinos reunidos bajo el árbol gigante y azul de los poetas; los drogadictos reunidos y mancornados bajo el paraguas azul de los poetas; las actrices porno reunidas y mancornadas y citadas en el hangar azul de los poetas, habiendo consultado las vísceras de las aves, los azules de Saturno y el oráculo de Delfos, luego de haber catado los azules del Fracaso, su esposa la Melancolía y su hijo el Resentimiento, quieren decir que, están en disposición de, se creen con derecho a, se erigen en, advierten de que, concluyen y pronuncian, afirman y proclaman, azules:

–Que la poesía y el asesinato se parecen, pero la poesía es más sangrienta.
–Que la poesía y las drogas se parecen, pero la poesía es más adictiva.
–Que la poesía y el porno se parecen, pero la poesía es más pornográfica.

Hoy. Martes. 21:00. Diablos Azules. C/Apodaca, 6. Nueva jam session de poesía. 

La poesía ha vuelto y yo no tengo la culpa. 


BATANIA / NEORRABIOSO, Convocatorias para recitales de poesía, La poesía ha vuelto y yo no tengo la culpa, Madrid, 2014, págs. 35-45



TROYA LITERARIA (628): Unamuno contra Valle-Inclán


He recibido el Silvestre Paradox y he empezado a leerlo. Todo lo de recuerdos infantiles, autobiográfico en parte, lo encuentro delicioso. Lo que me parece es muy descosido y más // que novela unas memorias sin mucho hilo. Me temo que para el público le falte interés. Hojeándola luego he visto allí a él, a Baroja, y a su hermano, a Valle-Inclán, a Contreras, a Orts, etc. El libro me gusta, tiene detalles deliciosos. Pero creo también que ese mundo de la pseudo-bohemia madrileña apenas despierta interés fuera de los que en él o junto a él viven. Sucede como con el pobre Valle-Inclán, que por su facha, sus dichos, sus gestos, etc., ejerce cierto influjo ahí entre los que le rodean pero que en saliendo de ahí es casi en absoluto desconocido, pues lo que escribe (no viéndolo a través de él, cono // cido de visu y de auditu) es para hacer que se duerma uno de piés, soñoliento, monótono y sin contenido real ni ideal.


MIGUEL DE UNAMUNO, fragmento de la carta a Bernardo G. de Candamo, 29 de mayo de 1901, incluida en Epistolario inédito I (1894-1914), Espasa Calpe, Madrid, 1991, págs.. 92 y 93

lunes, 21 de julio de 2014

22 y 23


Un loco que se cree Batania

Victor Hugo era un loco que se creía Victor Hugo
JEAN COCTEAU


Cada vez que mi verso
se pone en los tacos de salida
siento una muchedumbre
de voces en la cabeza, siento a mis
bisabuelos y abuelos
muertos y analfabetos
mirando por encima de los hombros,
siento a mi padre, que aprendió a golpes
la lengua castellana, siento a más
de cien generaciones que me observan,
que me persiguen
con la mirada dura de tanta hambre,
de tantos siglos mudos
que debieron pasar para que alguno
de sus hijos tomara la palabra,
la palabra desnuda,
la palabra increíble, la palabra.

Por eso pido excusas
a todos los poetas,
pero no quiero escribir
como se hace ahora,
como si la palabra no sirviera.

No quiero escribir entre líneas
sino escribir las líneas solamente.

No quiero perseguir a la belleza
sino hallar palabras
que se dejen poner detonador.

No quiero escribir versos:
lo que quiero es llenarlos de caballos.

No quiero sugerir
sino morder con rabia,
con la rabia insaciada del que sufre
lo tarde que llegó su primera vez.

Decir por qué murió la libertad.
Por qué nos cancelaron la justicia.
Escribir
como si el poema
fuera aún importante,
y portarme yo mismo como un loco
que se cree Batania.





BATANIA/NEORRABIOSO, La poesía ha vuelto y yo no tengo la culpa, Madrid, 2014, pág. 28 y 29

Mis bolsillos - EME MOISÉS PÉREZ


Y por fin doy sentido a mis bolsillos, sirven para meter lo que me sobra al final de los brazos cuando tú no me agarras, mientras Malasaña tiembla al ver el terremoto que se avecina entre tus piernas.

Aquella noche no fuiste mía,
Pero yo fui tan tuyo,
Que se me olvidó pedirte que me devolvieras.


EME MOISÉS PÉREZ, 81 poemas de (des)amor y una orden de alejamiento, Pentian, Sevilla, 2014, pág. 61

domingo, 20 de julio de 2014

Abrazo


No me queda más viento que la caries del viento. Pero guardo unas gotas
de sucio queroseno por si la vida prende otra vez en mis bodegas.
Por si otra Iratxe. Por si otra.

Natalia.

Por si llegara una ninfa enferma con una pluma en los labios
y me diera rojo de sobra para la fresa infinitiva. Quiero ser un tornado
libre de culpa. Un caballo continuo. Un caballo.

Continuo.

Porque quiero asustar a la muerte con ráfagas de sinalefas
y llenar de ratones los diarios atrasados. Porque quiero
borrarme los alquitranes y cortar los cables de mi venganza.

Ser alegre y de nadie. Ser amarillo y de
nadie.

¡Allá se queden los vascos de corazón afónico y allá
los españoles que estornudan dinero, ojalá os persigan moscas salvajes
desde el humus del culo hasta el cien definitivo!!!

Un puño de seda y un autocar. Quisiera también de mentira un palacio
en llamas y un fusil persa con canicas de colores.

Quisiera daros a todos un libro de poemas,
un cachorro de perro
y un abrazo.

Siempre dudando entre salvar el mundo o salvarnos de él (63)


sábado, 19 de julio de 2014

19-21



Poesía o cero

Yo el dormido. Navegando sin ojos
en el bote de las luxaciones. Treinta años,
tantos huesos y cuánto humo.

Cuánto amor
en falso, cuánto estuario baldío,
cuántos bueyes, cuánto sinpájaro.

Tenía que. Me vine a Madrid a
probarme la ciudad. Buscando a mi padre
en destierra firme. Para frotarme contra
la muerte. Para morder a la poesía.

La poesía.

Poesía o nada
(hace un tiempo espléndido para otra Bastilla)
Poesía o nadie
(estamos en vísperas de las manzanas)

Poesía o cero.




BATANIA/NEORRABIOSO, Poesía o cero, La poesía ha vuelto y yo no tengo la culpa, Madrid, 2014, pág. 27

TROYA LITERARIA (627): Rafael Narbona contra Pérez-Reverte


Arturo Pérez-Reverte es muy español. Bravucón, fullero, malhablado, presuntuoso, fulero, procaz. Hay miles de españoles así. Solo hace falta acercarse a la barra de un bar para encontrar a un individuo con esas características. Se les reconoce de inmediato por sus fanfarronadas. Con un palillo entre los dientes y escupiendo por un colmillo, presumen de haber encontrado la piedra filosofal. No entienden por qué el mundo no les hace caso, pues tienen soluciones para todo. Si les dejaran, arreglarían todos los problemas con dos patadas y unos cuantos mamporros. Sus baladronadas explotan como bombas fétidas, contaminando el aire que respiran. Su verborrea es irrefrenable, pues nace de una vanidad incombustible. Pérez-Reverte presume de sus ventas, pero eso no le convierte en un buen escritor. En nuestra historia reciente, los autores más vendidos se llaman José María Gironella, Fernando Vizcaíno Casas, Luis Romero, Boris Izaguirre, Lucía Etxebarria o Belén Esteban. Es indiscutible que el porvenir le reserva un lugar de honor en este parnaso, donde prospera el plagio, la prosa deleznable, el premio fraudulento y el tráfico de influencias. Roma no paga a traidores, pero el fondo de reptiles sigue fluyendo con el hedor inconfundible de una cloaca. Por desgracia, la política, la mafia y la literatura se confunden en la misma maleza de imposturas, infamias y mentiras.


Continúa AQUÍ


RAFAEL NARBONA, Desmontando a Arturo Pérez-Reverte, Página web de Rafael Narbona, 13 de julio de 2014 (AQUÍ)

viernes, 18 de julio de 2014

18


Siembra

El miedo que tuve,
si pudiera encerrarlo en una ballena muerta
y ponerlo al sol colgado de unos cables eléctricos,

el miedo a vuestra necesidad de fruto,
a vuestros pájaros con números de oro
cantando en las jaulas registradoras,

el miedo que tuve
y ya no tengo porque sembré una casa:
la que ahora estalla de gerundios en flor.


BATANIA/NEORRABIOSO, La poesía ha vuelto y yo no tengo la culpa, Madrid, 2014, pág. 26

Siempre dudando entre salvar el mundo o salvarnos de él (62)


jueves, 17 de julio de 2014

17


Desde el suelo

Más que nadie.

Fiebres y matraces. Dolores en peonza. Barcos
de marineros envilecidos. Sufro más.

Que nadie.

Todo me aturde. Escribo la rosa
igual que siento la herida. Todo me rompe. Mi padre.

Mi padre.

No sabe que escribo poemas. No sabe
lo que es un poema. Que estoy en Madrid
y escribo.

Poemas.

Trozos de muerto dejados en los andenes
para los nadies, trozos de oreja no blindados,
rotos por los tranvías. Mi padre no
sabe. No.

Sabe.

Piensa que estoy en Madrid
para el vuelo; piensa que estudio palomas
y aprendo los pasos.

Del vuelo.

No sabe que escribo poemas. Mi
padre no sabe lo que es
un poema. Yo

Tampoco.

Qué es un poema. Qué
puede ser un poema. Solo sé
que se hace, éste se hace.

Se escribe.

Desde el suelo.


BATANIA/NEORRABIOSO, La poesía ha vuelto y yo no tengo la culpa, Madrid, 2014, págs. 24 y 25

TROYA LITERARIA (626): Umbral contra Baroja (V)


EDUARDO MARTÍNEZ RICO: Tú mantienes con Baroja una relación de amor y odio. No te gusta como escritor, una prosa, en tu opinión, desaliñada y pobre de estilo, pero le reconoces valores, al menos la profesionalidad, y el ser un escritor muy personal.
FRANCISCO UMBRAL: No, yo a Baroja no le reconozco nada, a mí me parece malo por todas partes. Yo cojo una novela de Baroja y veo que está mal construida, se le olvida lo que está haciendo. Él mismo confesaba que no miraba lo del día anterior, y así incurre en repeticiones. Es un desastre construyendo. Es un desastre narrando porque se le olvidaba todo. Su prosa es espantosa, porque es una prosa de vasco, de una torpeza infinita. Y luego es mentira que sea un escritor de acción, porque no pasa nada. Hay una novela, Los últimos románticos, de españoles en París; hay una conjura, y uno se pregunta a ver qué pasa con la conjura, pero luego no pasa nada. Lo que encuentro es que Baroja tiene una imagen personal digamos que simpática, o grata, curiosa, de escritor, y que tenía frases, momentos, pero no de novelista, no, sino de cuando él hablaba, opinaba. De pronto decía una cosa graciosa.

EDUARDO MARTÍNEZ RICO: Vamos, que era mejor tertuliano que escritor.
FRANCISCO UMBRAL: Sí, era un hombre que paseabas con él y decía cosas muy divertidas y duras sobre el ser humano.

EDUARDO MARTÍNEZ RICO: Luego las escribía Ortega y quedaba algo maravilloso.
FRANCISCO UMBRAL: No, a Ortega no le gustaba nada.

EDUARDO MARTÍNEZ RICO: Pero escribió mucho sobre él.
FRANCISCO UMBRAL: Sí, pero lo desmonta. Baroja le contestaba despechado: “Lo que tiene que decirnos Ortega es si hay Dios o no hay Dios, que es lo que tienen que hacer los filósofos”. Baroja tenía una envidia espantosa de Valle, horrible, y lo atacaba mucho. Pero Valle no lo atacó nunca, lo ignoraba. Yo le encuentro a Baroja eso, que personalmente tiene anécdotas que son buenas y graciosas. Cuando vino del exilio a la España de Franco tuvo que jurar o prometer que aceptaba el sistema, las leyes, y le preguntaron: “¿Jura o promete?”, que es lo que le preguntaban a todos. “Yo lo que se lleve”, contestó. Tiene frases de esas que han quedado, y que a lo mejor las encuentras en una novela suya, pero es lo único que encuentras en toda la novela. Pérez de Ayala, que era un gran crítico, dijo lo definitivo: “Una novela de Baroja es un tranvía: la gente, los personajes, suben, bajan, entran, salen, están un rato y de pronto se van, y no sabes por qué se han subido y por qué se han bajado”. Yo no entiendo la vigencia de Baroja. Hubo una vigencia, la de posguerra, hasta que murió; Azorín y él eran los únicos 1898 que quedaban. A Baroja nos lo seguían vendiendo como un rebelde, como un anarquista, pero no era nada de eso, estaba muy a gusto en la España de Franco. Ese montaje. Hombre, yo comprendo, Camilo me habla de él, lo quería y lo admiraba mucho. Pero luego tiene poco de Baroja, tiene mucho más de Valle-Inclán. Camilo es un artista de la palabra, hace la prosa de arte, como dice Lázaro Carreter, y ésa es la de Valle-Inclán. Camilo cuida cada palabra, cada adjetivo, lo cuida al máximo. Baroja no, Baroja siempre dice lo mismo. Del que es feo dice Baroja: “Tenía una cara juanetuda”. La cantidad de juanetudos que hay en Baroja; todo el que es feo tiene una cara juanetuda, que es algo que le debe parecer a él muy gracioso, el que tiene juanetes en la cara. No tiene otro adjetivo. Además es repelente, porque parece que a un tío la cara le huele a pies.


FRANCISCO UMBRAL, entrevistado por Eduardo Martínez Rico para Umbral: vida, obra y pecados. Conversaciones, Ediciones Foca, Madrid, 2001, págs. 99-101

lunes, 14 de julio de 2014

14


Los extranjeros

Ningún águila de oro volaba sobre Lauros
el día en que nació mi padre; en Astobieta
no había escudos de armas ni aldabas repujadas;
no había arpas ni acordeones ni libros
duros en anaqueles de cedro. Mis ancestros
fueron hojalateros, patateros, cabreros,
molineros, peones, carreteros, labriegos
que miraban la luna para plantar las berzas,
pastores que ordeñaban vacas, castraban toros,
mataban gatos blancos, segaban hierba fresca
tres veces cada año, montaban el caballo
sobre la yegua y recogían argoma,
yo
procedo de un linaje sin linaje,
de una aldea de avena sin historia,
un pueblo protegido y forrado de silencio,
un pueblo de solos y de nadies.

Nadie de Lauros rindió Tenochtitlan.
Nadie persiguió ballenas hasta Terranova.
Nadie posó ante el árbol de Gernika.
Nadie lloró al derogarse los fueros.
Nadie se alzó contra los franceses.
Nadie supo del 98.

Yo quiero contar una historia, la historia
del hombre Euskadi y el hombre España,
la llegada de los hombres de las banderas
con el dedo acusante y los ceños fruncidos
a mi pueblo labriego de boronas y de nadies.
Cómo tomaron Lauros. Qué nos dijeron.
Cómo nos hicieron creer que ganamos batallas
en guerras fabulosas donde nunca luchamos.

Yo quiero contar la historia del hombre
que olvidó a su pueblo de nadies
hasta que vio a su padre agonizando
y entonces recordó
que en su casa no había escudos de armas,
en su casa no había retratos al óleo,
en su casa nunca nació un militar,
en su casa nunca un escritor,
en su casa nunca nadie fue nadie.

Yo soy esa historia. Soy el hombre
que cambió la azada por la pluma
y quiere cantar lo suyo y de nadie.
Soy el hombre que quiere
morder y pisar las rosas.
Soy el que miraba las botellas de suero
en la agonía de un hospital
y descubrió el bulto cancerado
que ocultan las historias grandes.
Y dijo: yo soy nadie
y los vascos son extranjeros.
Y dije: yo soy nadie
y los españoles son extranjeros.

Y digo: viva nadie
y guerra al extranjero.


BATANIA / NEORRABIOSO, La poesía ha vuelto y yo no tengo la culpa, Madrid, 2014, págs. 22 y 23

domingo, 13 de julio de 2014

Siempre dudando entre salvar el mundo o salvarnos de él (61)


13


No me olvides

Tú que fuiste sin fábula
para que fuera fabuloso
y me hacías sin palabras
para que fuera palabrista,
alegra esa cara de muerto
pues no te olvido, aita,
no me olvides.


BATANIA / NEORRABIOSO, La poesía ha vuelto y yo no tengo la culpa, Madrid, 2014, pág. 21