lunes, 6 de diciembre de 2021

2012

Estoy con Cioran (AQUÍ) en su idea de que la gran prosa se logra violentándola, trastornándola, desordenándola, pero esta idea admite sus excepciones y encuentra su refutación máxima en Borges, cuya prosa clara, cuadrada, cartesiana, perfecta, es la mejor prosa del idioma y a la vez carece de los rasgos de irregularidad que he nombrado arriba.