jueves, 2 de diciembre de 2021

1968

Estoy convencido de que será entre los escoceses, kurdos, corsos, vascos, sicilianos, inuits, mapuches, quebequeses, saharauis, catalanes, tibetanos, gallegos o flamencos donde surgirán los futuros Espartacos antipatria, pues es en esos lugares donde mejor se puede dar uno cuenta, contemplando a la vez la patria oficial y la patria oficiosa, de que el tinglado nacional no es algo natural que proceda de tiempos inmemoriales, sino algo creado por seres que buscan unos determinados intereses. El propio Mario Vargas Llosa, antes de traicionarse, llevó la antorcha antipatria durante mucho tiempo (todavía en la década de los noventa decía que “las patrias” eran lo peor que había en el mundo), ¿y de qué lugar procede Vargas Llosa? ¡De Arequipa, el grano nacionalista en el culo del Perú!