sábado, 16 de octubre de 2021

1743

Hoy me he dejado olvidada la mochila en un vagón del metro, con el portátil incluido, y he tenido la suerte, al llamar al teléfono de atención al cliente, de que una persona la hubiera encontrado y depositado en la estación de Sainz Baranda. Al llegar para recogerla, y después de responder a unas preguntas para demostrar que la mochila era mía, la que me atendía me ha preguntado por mi domicilio… ¡y no me he acordado! ¡no me acordaba del lugar donde vivo! Al final, como el asunto era “rellenar” un papel, le he dado la dirección del piso en Mira el Sol donde viví cuando llegué a Madrid, que es el que está en mi DNI.

En ese estado ha quedado mi memoria postCovid: se me olvida hasta el lugar donde vivo. Y el mío no es de los peores casos. En este reportaje de la BBC (AQUÍ) sale una persona que, después de padecerlo, tuvo que aprender de nuevo… ¡a hablar y caminar!