viernes, 24 de septiembre de 2021

1693

Dice Johnny Deep: “Si amas a dos personas al mismo tiempo, elige la segunda, porque si realmente amaras a la primera, no te habrías enamorado de la segunda". La frase es inteligente pero está planteada desde el monoteísmo como lugar correcto y no vale para las personas llenas de curiosidad que enseguida se cansan de los centros, que hacen de su vida un hastío sostenido contra los centros. Una persona compleja y con sobrante de energía es capaz de amar a muchas personas a la vez, incluso necesita extender su amor a varias personas para no sentirse esclavo de la existencia. El monoteísmo es además un boomerang, no solo en el amor sino en la admiración: ¿cuántos atletas o actrices o cantantes o escritores a los que atribuiste un sobrevalor exagerado se convirtieron, una vez que abriste los ojos, en infravalores igualmente exagerados? Recuerdo aquello que decía Bioy Casares, gran polígamo: “Cada vez que amé a una sola mujer, ella me lo hacía pagar”.