miércoles, 15 de septiembre de 2021

1663

Yo que aún me subo a todos los toboganes para niños, descubro con alivio que también aprendí a subirme a los de adulto. Si la palabra “madurar” tiene algún matiz positivo, alguno diferente al conformismo o la cobardía, tiene que ser ese: madurar es conocerse vulnerable, aceptar la incertidumbre, no rechazar los toboganes, aprender a vivir en ellos.