jueves, 29 de julio de 2021

1551

Tasso pasó por tantas estrecheces en vida que llegó a suplicar a su gata (poéticamente, se entiende) para que lo ayudara por la noche con el brillo de sus ojos, pues no tenía velas para escribir sus versos.