domingo, 20 de junio de 2021

1470

COMO NADIE le dijo que no se pueden cultivar tulipanes en el Ártico, ella fue sembrando bulbos entre el hielo, a ver qué pasa, confiada de su pasión y su fuego, y ahora sus ejemplares son los más deslumbrantes en el mercado de las flores, cotizados como el caviar de los pétalos, de tonos tan vivos que parece que fueran a cantar, de forma que se guardan colas en su floristería y hasta los más viejos se hacen preguntas maliciosas: ¿a tantos les gustan de pronto los tulipanes del Ártico... o lo que de verdad les gusta es el reflejo que hacen sobre los ojos de la tulipanera?