miércoles, 16 de junio de 2021

1462

Lo que me pasa con las nectarinas es que las confundo con la bebida: yo no sufro hambre sino sed de nectarinas, de modo que a veces me sucede lo de hoy, que me levanto de la cama un poco sediento y salgo a la carrera hacia una frutería, pues necesito esa droga que ni siquiera me trago, yo las nectarinas me las bebo.