domingo, 9 de mayo de 2021

1279

Increíbles mis oídos, mis superoídos. Desde que cogí el coronavirus siento que se han multiplicado por diez, tanto que por primera vez en mi vida me he tenido que comprar tapones de cera porque de lo contrario no duermo. Supongo que no es que mis oídos hayan mejorado sino que se habrán mantenido intactos dentro de un cerebro que ha empeorado, pero mi sensación es la de que me he convertido en un indio comanche, si John Wayne no me mintió y era cierto que los indios comanches tenían el oído muy desarrollado.