jueves, 20 de junio de 2019

191


Estoy a favor de que se retiren las estatuas o nombres de calles de Abderraman III o Almanzor, igual que las de Hernán Cortes, Pizarro o Cristóbal Colón, o las de Carlos V o Felipe II, el Cid o Zumalacarregui, siguiendo esa línea que preconizaba Bertrand Russell de dar más importancia a las creaciones artísticas o científicas que a los gobernantes, conquistadores o militares que labraron su fama derramando sangre. Esta opinión mía no me impide ver que la verdadera razón de que se haya retirado un busto de Abderraman III en el pueblo zaragozano de Cadrete no obedece a ideales humanistas. Vengo diciendo que muchos vascos son antivascos, porque se han inventado una identidad que consiste en borrar todo lo que huela a español de sus raíces, pero lo sorprendente es que muchos españoles… ¡también son antiespañoles, se han inventado una identidad que solo admite la matriz cristiana!