sábado, 20 de abril de 2019

89


Escribe Luis Cernuda a su amigo sevillano Higinio Capote, diciembre de 1929:
Azorín, Valle-Inclán, Baroja, ¿qué es eso? ¿Qué me importa toda esa estúpida, inhumana, podrida literatura española?
Resulta sorprendente el número y calidad de los escritores (AQUÍ) que sostienen que la literatura española, salvo media docena de excepciones, es una literatura prescindible. ¿Se dan cuenta los profesores de literatura de España de que, al obligar a los alumnos a leer los clásicos del iglú autóctono por encima de los universales, además de fortalecer la falsa y funesta ecuación literatura = identidad nacional, están contribuyendo a expandir la mediocridad?