sábado, 15 de septiembre de 2018

1746


Escribe Ismaíl Kadaré en su Diario de Kosovo:
Mi amigo Jean-Manuel Bourgois, que nos ha invitado a pasar unos días en Antibes, me aconsejó que, al menos durante la semana que permaneciera en su casa, me tomara un descanso y no leyera la prensa.
Claro. Ese fenómeno lo tengo yo probado y más que probado: leer mucha prensa y ser feliz se excluyen, al menos para quien está en contra del statu quo. Pocas formas de masoquismo habrá mayores que leer casi únicamente noticias o artículos con los que estás radicalmente en contra. Todas las épocas en que he dejado de leer la incalificable prensa española han coincidido con un aumento de mi armonía con el mundo, con una suavización de mi metabolismo, con una mengua de mis niveles de agresividad.