miércoles, 16 de septiembre de 2020

692


Ha dicho la presidenta de la Comunidad de Madrid Isabel Díaz Ayuso que la causa de la multiplicación del coronavirus en la capital radica en "la forma de vida" de los inmigrantes que viven en los barrios de la zona sur. Los inmigrantes, al parecer, viven hacinados en los pisos porque les gusta, no por la condiciones económicas que padecen o el racismo estructural en los alquileres; los inmigrantes salen a la calle en plena pandemia porque les gusta, no porque sean trabajadores esenciales que no pueden faltar un día sin que reciban la carta del despido; los inmigrantes no guardan la distancia social porque son muy cariñosos, no porque tengan que ir al trabajo en el metro pegados los unos a otros, a veces apilados como sardinas, porque la incompetente de Ayuso hace que la frecuencia de cada metro muchas veces supere los doce minutos.

Vengo diciendo que el índice de excelencia de una sociedad se mide por el trato que reciben los inmigrantes. El índice de Madrid es subterráneo, bajo cero, infrahumano, vergonzoso, Madrid no cuida ni respeta a los inmigrantes.