jueves, 16 de julio de 2020

541


No es que los guapos sean solo guapos, sino que además suelen ser sanos y alegres y equilibrados. Los feos solemos desarrollar un rencor y una soledad que nos hace más complejos e interesantes, pero a la vez más intratables, también para nosotros mismos. Gracias a esta lucha interior y a esta vida equivocada hemos desarrollado un pensamiento propio, cierto, ¿pero qué son cuatro opiniones peculiares, conseguidas de hacernos daño, al lado de la simpatía sin esfuerzo de los guapos, de lo bien que les sienta la victoria, de ese brillo y encanto suyos que no dejan de perfeccionarse?