lunes, 21 de octubre de 2019

157


Después de andar llevando los diarios de Pizarnik (1100 páginas) desde Maracaná a mi trabajo durante cinco días, una de las correas de mi mochila se ha roto y he tenido que volver a casa con la carga en brazos. Me he acordado del Canto general de Pablo Neruda, poemario de más de cuatrocientas páginas al que sus amigos apodaron “El mamotreto”. Se dio la circunstancia además de que un avión que transportaba ejemplares del Canto general sufrió problemas en un vuelo y tuvo que hacer un aterrizaje de emergencia, con lo que las bromas que le hacían a Neruda por el grosor del poemario pronto aumentaron de decibelios.