jueves, 18 de abril de 2019

86


¿Dónde estaba mi gato Broma, que llevaba diez minutos sin tirar libros ni cazar moscas ni inventarse una nueva modalidad de ruido? Pues ahí, dentro de mi carro de la compra, a punto de comenzar otro abordaje...