sábado, 19 de enero de 2019

El calibre de las corbatas


Poeta que tiene un hijo
se enfría, poeta que gana
un premio se relaja, poeta
que matrimonia y adquiere un chalet en Laredo
sufre una muerte horrible, se muere
de plástico y brindis y homenajes,
se muere de lazos y aplausos
y ya no encuentra al demonio
que le escribía las metáforas,
ya no siente las tenazas del ritmo
ni escucha voces ni ángeles desde que
lo recibieron el alcalde y el presidente,
desde que lo nombraron predilecto y gloria de la patria,
desde que hombres muy gordos
le entregaron una bolsa de monedas y
mataron a su tigre,
¡el tigre que había esquivado mil balas,
muerto a la primera ráfaga
de corbatas!