martes, 16 de octubre de 2018

2013


Leyendo Biblioteca de Apolodoro, descubro un detalle que no conocía del mito de Ícaro: Dédalo no solo le advirtió a Ícaro de que no volara demasiado cerca del sol, sino también de que no lo hiciera demasiado cerca del mar, para que la cera que unía sus alas "no se desprendiese por la humedad". El detalle es importante, porque convierte una mera alegoría contra la ambición en una alegoría que también condena la poquedad, el conformismo: es este mito un ejemplo más del in medio virtus grecolatino.