jueves, 11 de octubre de 2018

1973


Que los cuatro partidos grandes de España se proclamen patriotas; que en lugar de luchar contra los sentimientos irracionales negativos los cuatro los fomenten, los cuatro traten de calafatear el rebaño, de uniformar a los ciudadanos, de volverlos peores; que el propio rey de España mande un mensaje de felicitación a los atletas o deportistas cada vez que obtienen un triunfo internacional, todo esto es que me desespera. Que los jugadores belgas o turcos todavía estén llorando en sus vestuarios por haber perdido la final contra los españoles mientras el rey de España, así como su presidente, estén enviando tuits y mensajes de felicitación, celebrando una victoria obtenida CONTRA, una victoria lograda SOBRE, no sé si me explico ¡que los propios representantes públicos más altos, en lugar de luchar por un mundo más hermanado, luchen por engordar el nosotros, por reforzar una secta territorial, por garantizar una tribu, qué asco me dan todos!