domingo, 12 de agosto de 2018

1483


Dice Alan Hoyle sobre las greguerías de Ramón Gómez de la Serna:
A Ramón, sobre todo al final de su vida, lo único que le daba de comer eran las greguerías, las buenas como las malas. A los hispanistas nos conviene juzgarle a base de las mejores, que abundan más de lo que se cree.
Debe ser el único escritor, junto con el Cioran anciano, a quien el aforismo le ha dado para vivir, al menos que yo sepa.