sábado, 11 de agosto de 2018

1474


Seré amado cuando falte, escribió Shakespeare; seré leído cuando falte, escribe el escritor ambicioso (aunque incurro en pleonasmo, porque si no tiene ambición no es escritor).