sábado, 11 de agosto de 2018

1467


Cinco rasgos esenciales para ser un buen poeta: a) ser egocéntrico b) ser ambicioso y c) ser susceptible d) ser envidioso e) ser rencoroso. Sobre los tres primeros rasgos muchos han escrito antes que yo; sobre los dos últimos todavía hoy se acostumbra a negarlos, salvo como características de algunos casos particulares. Cuando en el futuro sea un lugar común decir que los grandes poetas fueron muy envidiosos y rencorosos, recordad que Batania ya lo había dicho.