sábado, 11 de agosto de 2018

1461


Mi mayor error como grafitero lo cometí hace uno o dos meses en la calle Malasaña, donde he pintado dos cubos ¡con la misma frase! No es que vaya (tan) borracho cuando pinto, sino que en ocasiones escribo las frases de memoria, recordando las que he escrito aquí o en mi Twitter, y sucede que, en algunas comunidades, a veces sacan tres o cuatro cubos y otras veces, cuando hay más basura, sacan seis o siete, por lo que un día pinté una frase que era la misma que había pintada en otro cubo ¡que estaba dentro, que ese día no lo habían sacado a la calle porque no había bastante basura! Suelo repetir frases, pero una cosa es que esté pintada la misma frase neorrabiosa en Usera, Chamberí, Noviciado y Lavapiés, guardando una cierta distancia, a veces de kilómetros, y otra cosa es hacer la misma pintada en el mismo número de la misma calle. ¡Spam neorrabioso, bochorno total!