sábado, 11 de agosto de 2018

1458


El problema son los manteros ambulantes, te dicen, “porque no pagan impuestos y quitan puestos de trabajo a los comerciantes”. De Zara, Nike, Adidas o H&M, que tributan en paraísos fiscales y llevan sus fábricas a Asia, donde pagan a sus trabajadores un sueldo que supone el 0’40% del precio total del producto, de esos no existen quejas. ¿A qué viene esa histeria contra unos tipos que, al menos aquí en Madrid, vagan de metro en metro, asustados, cargados con grandes bolsas, perseguidos continuamente por la policía, y solo con mirarles a los ojos puedes ver que llevan una vida desesperada, de continuo marginados y despreciados?