sábado, 11 de agosto de 2018

1456


Por más que piense al aire libre, el cerebro del introspectivo sigue oliendo a cuarto cerrado.