viernes, 10 de agosto de 2018

1451


Guardiola ha declarado: "La selección argentina debe tener un entrenador argentino". Pues no. El motivo principal de que ninguna selección haya ganado un Mundial con un entrenador extranjero se debe únicamente al patriotismo constitutivo de las naciones, que hace que la mayoría de ellas solo contrate entrenadores nacionales. Ya el inglés George Raynor consiguió llevar a la final ¡a Suecia! en 1958, mientras que el austríaco Ernst Happel hizo lo mismo con la de Holanda en 1978. El fútbol tiene un lenguaje universal, igual que la pintura o la música: la única razón para no tener un entrenador extranjero es el prejuicio patriota.