jueves, 9 de agosto de 2018

1438


Escribe Baroja por medio de su alter ego Juan de Itzea, en Momentum catastrophicum:
España tiene el sambenito del fanatismo y de la intolerancia religiosa en la historia, que hasta cierto punto no son exclusivos suyos.
Los representantes de la España más negra son Carlos I, el emperador de Alemania, que era un gantés, hijo de un flamenco y de una española; Felipe II, hijo de un flamenco y de una portuguesa, y Carlos II el Hechizado, que tenía más de austríaco que de español y que estaba dirigido por un jesuíta alemán como el padre Nithard.
Jajaja, por tanto, según don Pío, ¡la culpa del fanatismo ibérico fue de los extranjeros, que pervirtieron a los pobres españoles, tan tiernos ellos! ¡Qué fácil es escribir!