martes, 7 de agosto de 2018

1424


Escribe Baroja en La caverna del humorismo:
En la filología y en el arte no hay objetividad posible; todos sus obreros son individualistas, personalistas; los creadores, como los interpretadores, todos somos egotistas, sistemáticos o no; unos, de manera velada y suave; otros, de un modo violento y cínico.