martes, 7 de agosto de 2018

1407


Jajaja, madrileños arremetiendo contra Pablo Casado porque le regalaron el máster y media carrera, lo que me faltaba por ver. Vosotros no, por favor. La corrupción está inserta en todos los niveles y en todas las clases de Madrid, lo mismo en Serrano que en Pitis, se huele hasta en las palomas del parque, el 90% de los madrileños son corruptos y son corruptos desde la cuna, son enseñados a corromperse desde la tripa de sus madres, y si denuncian la corrupción de los demás es porque es una corrupción a-la-que-ellos-no-pueden-aspirar. Sucede un detalle extraño en esta ciudad: mientras que en Vizcaya cada persona tiene cinco o seis amigos, en Madrid tiene ochenta, cien, ciento veinte amigos, es un hormiguero de amigos, salen amigos hasta de las alcantarillas, aunque yo no les llamo amigos sino AMIGUETES, porque su función no es apoyarte o a veces criticarte, si te lo mereces, sino que su ayuda es más contante y sonante: el amiguete te favorece, te recomienda, te enchufa, y siempre lo hace con uve de vuelta: no te vayas a pensar que te he hecho este favor de gratis, ojo, sino porque espero que en el futuro me lo devuelvas.