lunes, 6 de agosto de 2018

1401


Baroja siempre dijo que era entre vascos y castellanos donde quería tener sus lectores. En Momentum Catastrophicum arremete contra los escritores catalanes y mediterráneos:

A mí, en general, los escritores catalanes y todos los del Mediterráneo me aburren; me aburre Blasco Ibáñez, me aburre Salvador Rueda, me aburre también Ricardo León. Su obra entera me parece caligrafía pura.
Un pintor catalán me decía hace dos años en un café de Barcelona: «Cuando veo un tiempo como el de hoy, obscuro, lluvioso y triste me acuerdo de los libros de usted.»
Y yo, que encontraba muy lógico lo que me decía, le contestaba:
—Yo cuando leo a los escritores catalanes me parece que estoy en el gabinete de un dentista.