viernes, 3 de agosto de 2018

1357


Una de las peores noticias desde que mi vida sedentaria post-menisco se ha agudizado, es que me estoy poniendo gordo y noto que me jode ponerme así. Vivo totalmente solo, no me comunico con nadie, me tendría que dar igual incluso que me nacieran orejas en la nuca o peonzas en las rodillas, pero, curiosamente, no sucede eso, y me molesta muuuucho ponerme gordo.