viernes, 3 de agosto de 2018

1355


Cioran sostenía que un ser humano medio no puede pensar más de dos o tres minutos cada día, salvo que se convierta en un intelectual y “se ejercite en brutalizar a las palabras para extraer ideas de ellas”.