sábado, 14 de julio de 2018

1294


Escribe Alfredo Relaño:
Para eso está la Copa del Mundo: para acercar pueblos. Viajando se entiende la gente.
Más bien al contrario. Mientras el deporte esté secuestrado por las patrias, seguirá siendo un foco de expansión del nacionalismo. Mucho más de acuerdo estoy con Paul Auster: "El fútbol es un invento de los europeos para seguir odiándose sin la necesidad de matarse”.