sábado, 14 de julio de 2018

1293


Mi poca simpatía por el taoísmo de Lao-Tse procede de que me parece un vegetalismo: lo considero el intento de aplicar la lógica somnífera de las plantas a un animal tumultuoso como el ser humano.