viernes, 13 de julio de 2018

1282


Quizá lo más triste para las personas que somos introspectivas es que el sufrimiento no cesa aunque lo detectes y lo clasifiques y le encuentres sus causas: la disección del dolor es una trampa para bobos inteligentes que no mejora nuestra calidad de vida.