sábado, 30 de junio de 2018

1224


De todas mis reinas, la ciclotimia es la que luce más puntas en su corona. En un minuto concreto puedo estar pensando dios mío, mi vida es un desastre, estoy en una situación desesperada, no tengo familia, no tengo ni un amigo, la soledad se me amontona, etc, y dos horas después ponerme a pensar alegre y hacia arriba por exactamente los mismos motivos, dios mío, qué afortunado soy, no tengo familia, no tengo amigos, soy imparable, la soledad es mi caballo de guerra, etc.