viernes, 29 de junio de 2018

1216


¿Pero qué es un persona como Jünger que se fija tanto en las piedras, en las plantas, en los animales, en la gastronomía, en el clima, salvo una persona que no padece de ansiedad, que vive en paz consigo misma, a pesar de su biografía tan tumultuosa? Por eso no consigo comprenderlo, yo que me duelo tanto que he hecho de mí mismo la principal materia de mi literatura, que soy incapaz de fijarme en aquello donde-no-encuentro-conflicto. En cambio, abro por cualquier página a Cioran, Gide, Pizarnik, Plath o Nietzsche y noto enseguida a los de mi raza, a Prometeo luchando contra el buitre, ¡un buitre que somos también nosotros, un buitre que no envió ningún Zeus!