miércoles, 20 de junio de 2018

1189


Gracias a la filosofía de la historia las balas entran racionalmente en el cerebro de las víctimas.