martes, 19 de junio de 2018

1182


Se me ocurre que debo dejar de leer. Einstein dice que a partir de los cuarenta leer mucho es nocivo, porque acostumbras a tu cerebro y frenas la imaginación, que se avieja si no la ejercitas. Pero ocurre que no es tan sencillo. Dejé muy fácil la bebida (50 días ya), pero dejar la lectura me sería tan difícil como dejar la masturbación. Quizá el problema radique en mi escasa resistencia ante el folio en blanco, al que enseguida abandono por la lectura si noto que no se me ocurre nada: quizá tenga que escribir mi norma nº 2197, Batania, TIENES QUE SEGUIR LUCHANDO HASTA QUE SE TE OCURRA ALGO.