martes, 29 de mayo de 2018

1146


Admirable cómo se defienden los partidarios de las leyendas deportivas antiguas, hasta están dispuestos a inmolarse antes que reconocer que Lebron James ya le mira a los ojos a Jordan o que Messi hace tiempo que ha superado a Maradona. Que están muy nerviosos y en retirada se descubre en que van abandonando toda discusión argumentativa y recurren al esoterismo: “Jordan era mágico, Maradona tenía ángel, etc”.