miércoles, 2 de mayo de 2018

995


En literatura solo existe el personismo. No los poetas lakistas, no el círculo de Mesala Corvino, no el grupo de Bloomsbury, no los románticos, mucho menos los escritores rumanos, ingleses o constantinoplos. Esa historieta de meter a un grupo de escritores heterógeneos y a veces hasta contrarios en una caja, y llamar a esa caja “Literatura española”, para con toda la mala intención del mundo crear una identidad ficticia que separe a los seres humanos en grupos, y que luego el desconocimiento de esa caja se utilice para denegar la nacionalidad a personas que llevan quince años trabajando en España, o se utilice para apalear manteros, disparar a pateras o expulsar a personas previamente designadas como “extranjeras”, de esa vergüenza tendrán que rendir cuentas algún día los escritores españoles.