martes, 29 de mayo de 2018

1150


Lo mejor de los diarios nacionalistas españoles es que en los últimos 25 años han inundado los quioscos de colecciones de literatura. Claro que pedirles que, a la hora de escoger los libros, recurrieran solo a criterios literarios, era demasiado pedir. Así, lo mismo un día te daban un libro de Kipling y al día siguiente uno de Umbral; un día uno de Chesterton y al día siguiente otro de Max Aub; uno de Rulfo y al día siguiente otro de García Serrano; el lunes uno de Vargas Llosa y el jueves uno de Rosa Regàs, muy preocupados siempre por demostrar que la mayoría de genios han nacido en los alrededores de Navacerrada. En esta competición por pintar de rojigualdo la literatura universal, aunque el ABC y El Mundo hicieron todo lo posible, la medalla de oro se la llevó la colección que sacó El País dedicada a la poesía hispanoamericana del siglo XX. De 30 autores, ¡19 eran españoles! Incluían a Rosales, Hierro, Valente, Ángel González, Claudio Rodríguez o Gil de Biedma, pero se les olvidó (porque suponemos que fue olvido, ¿no?) Blanca Varela, Jorge Eduardo Eielson, Nicanor Parra, Efraín Huerta, César Moro, José Gorostiza, Lezama Lima, Gonzalo Rojas, Idea Vilariño, Nicolás Guillén, Pablo de Rokha, Jorge Luis Borges o José Watanabe. ¡Ah, qué suerte tenemos de que, de 22 países que hablan español, la mayoría de poetas modernos hayan nacido, fíjate qué casualidad, en nuestra con razón envidiada España!