domingo, 27 de mayo de 2018

1135


No existen domadores ni maestros que puedan disciplinar la lengua de un charlatán como yo. No me pidáis que me refrene, porque ni sé ni quiero: callarse es sacar un billete para la primera butaca de la muerte.