domingo, 27 de mayo de 2018

1133


De Zagajewski, que fue incendiario en su juventud y que escribe sus memorias ya-sentada-la-cabeza, copio este fragmento:
El que escribe debería examinar con atención a los idiotas de izquierdas y de derechas. El poeta es centrista de nacimiento; su parlamento se halla en otra parte, se sientan en él también los muertos, no sólo los vivos. Precisamente por esta razón, los poetas deberían ser defensores del sistema parlamentario, con un parlamento ampliado, aunque unicameral.
Leyendo esta clase de cosas me doy cuenta de que soy un tipo que sigue leyendo físicamente, sin hacer esfuerzo alguno por comprender al escritor que leo, y ni siquiera me apetece ponerme a discutir con él: ¡quédese con sus poetas centristas, señor Zagajewski, sentados cómodos y gordos en los escaños de su parlamento de vivos y muertos, que yo seguiré quedándome con mis poetas ultras, incapaces de sentarse en ninguna parte hasta que la vida no prevalezca sobre la muerte!