domingo, 27 de mayo de 2018

1131


Karius, el guardameta del Liverpool, comete dos errores garrafales en la final de Champions League y al término del partido pide perdón a su afición, que le responde con aplausos. El Real Madrid, en cambio, gana su tercera Champions consecutiva y sus aficionados arremeten contra su estrella Cristiano Ronaldo, sin el cual no son nada, por haber insinuado en las declaraciones posteriores al encuentro que se marcha del club. Al Real Madrid ya puedes desearle lo peor del mundo, que nunca llegarás a imaginar algo tan malo como su afición.