miércoles, 23 de mayo de 2018

1107


Vivo en soledad perfecta, con las habituales caídas en la desesperación de toda soledad perfecta, pero a veces me pregunto: si ya levanté contra los demás la primera muralla y la segunda y la tercera…, ¿por qué sigo levantando murallas?