lunes, 21 de mayo de 2018

1097


Más sobre el machismo en el fútbol, cruzado también de homofobia. En 1962, Alfredo Di Stefano dio su imagen para este anuncio de medias: "Si yo fuera mi mujer... luciría medias Berkshire".



El escándalo que se creó fue tan monumental que el presidente del Real Madrid, Santiago Bernabéu, intervino para prohibir la campaña publicitaria, que también aparecía en televisión, y el jugador tuvo que devolver las 150.000 pesetas que había recibido. El propio jugador se arrepintió de haber prestado su imagen (“fue una boludez”, dijo) y fue abucheado por el público madrileño cada vez que tocaba la pelota en su partido contra el Athletic de Bilbao, el primero que jugaba tras rodar el anuncio.