sábado, 19 de mayo de 2018

1087


Ha dicho ayer el futbolista Bojan que le insultaban por la calle cuando declinó jugar en la selección española por problemas de ansiedad. Y hace unos meses, el piloto Kees Kolen denunció haber recibido amenazas de muerte de aficionados españoles por haber reclamado que sancionaran a Carlos Sainz en el rally Dakar. Hay quienes sostienen que estos comportamientos no proceden de patriotas sino de personas violentas que se cobijan bajo el nombre de la patria; yo creo, al contrario, que se trata de personas perfectamente normales que se ponen violentas en cuanto se les toca la patria.