sábado, 19 de mayo de 2018

1082


Tarde de truenos en Carabanchel. Al primer trueno, mis tres gatos han hecho ademán de huir a los tres lugares de Maracaná a los que suelen huir cuando tienen miedo, pero como han visto que yo me mantenía firme en el escritorio, pronto han regresado conmigo y han soportado el resto de truenos cada vez con mayor indiferencia, mientras yo me envanecía mucho al sentirme el ser vivo más valiente de Maracaná, el-que-no-teme-a-los-truenos.